ANEXO

T A M B O Y ___(O DRAMA DE LA MUERTE DEL INCA ATAHUALPA)

Versión grabada de la representación llevada a cabo en la localidad de Carhuamayo (Junín), el 2 de setiembre de 1984. El drama comienza con la actuación por separado de los grupos “Incas” y “Españoles”. Aquellos vestidos muy galanamente con ropas de colores y adornos elaborados (plata de baja denominación suele ser el componente más estimado, antes eran bordados), mientras que los “Españoles utilizan materiales precarios lo que da a sus vestidos un aspecto grotesco”. Partiendo de lugares opuestos del pueblo los grupos se dirigen al estadio de Carhuamayo donde tendrá lugar las escenas más importantes del drama. El avance de unos y otros es lento, en especial el de los “Incas” que van cantando y desplazándose tan acompasadamente como permite el terreno. Por su parte, los “Españoles” cabalgan más bien en silencio, salvo las conversaciones y bromas que brotan del grupo pero que no forman parte del espectáculo. Las acciones propiamente dramáticas se inician cuando es capturado Kusichimpu (el Felipillo de la tradición histórica) a quien se improvisa como traductor y como tal es llevado por Hernando de Soto a su primer encuentro con Atahualpa. El emisario de Pizarro alcanza al grupo de los “Incas” en momentos en que éste toma sus alimentos: pequeñas porciones de arroz, huevo, maíz tostado y generosas raciones de chicha.

Una vez que los actores ingresan al estadio, la función empieza a ser trasmitida por un locutor que narra emotivamente los eventos haciendo anotaciones y comentarios que reproduciremos y glosaremos a continuación.

Atahualpa.- Imallatam munaykamunki mana reqsisqa runakunawan?

Kusichimpu.- Ñuqa aparimusga kay kuyayllanta, kay karu llakta runakuna, Hernando de Soto nisqanpata. Apu taytallay kawarrimaytam munan kay allin wiraqocha.

Atahualpa.- Mana rimaykusunchu kay runakunawan.

Kusichimpu.- Don Hernando, el Inca dice que no quiere hablar con usted.

Hernando de Soto.- Indio bruto creo que le has dicho malas palabras, el Inca se ha molestado.

Kusichimpu.- No Don Hernando, como usted me habéis ordenado yo le he dicho las mismas palabras que me has dicho.

Hernando de Soto.- Dile al monarca que soy portador del saludo de Don Francisco Pizarro, Rey del súbdito de España Don Carlos V que me encarga invitar a una cena esta misma tarde en la plaza de Cajamarca, quiere ser su amigo como hermano queremos que nos hospede en su Tambo.

Kusichimpu.- Apu taytallay kay wiraqocha aparimusqa chay kuyayllanta, chaypiqa kunan punchawlla mikariyta munasparin tambuykichu, chaypitaq apu taytallay pay mañakarisunki qatullayta rinakunallawan puñukunanpaq, samarinanpaq.

N.N. .- Apu taytallay willaparisunki kay kusita.

Atahualpa.- Yaykarimuy rimaykunanchipaq.

Kusichimpu.- Don Hernando, dice que puede pasar.

Atahualpa.- Paymi maskanchik, allinchu mana allinchu?

N.N. .- Ama tiakarisunchu mana rigsisqa runakunawan.

Kusichimpu.- Don Hernando, él no acepta vuestra invitación él dice que pueden regresarse a vuestras tierras.Termina el encuentro entre el Inca y los emisarios de Pizarro. Hernando de Soto y su comitiva, entre ellos Kusi Chimpu, regresan mientras que los “Incas” prosiguen su avance al estadio. Como ya puede haberse deducido, en la obra éste recrea la plaza de Cajamarca.

Maestro de ceremonia.- Hernando Pizarro se va a presentar frente al Inca Atahualpa pidiendo la chicha de la amistad.

H. Pizarro.- Kusichimpu, dígale al Inca que soy el hermano de Francisco Pizarro, Jefe de hombres blancos, mi misión es saludarle e invitarle a una cena esta misma tarde, queremos ser amigos de él, nosotros desde la tierra de España al lado del mar, pedimos hospedaje para nuestros hombres.

Kusichimpu.- Kay allin wiraqocha aparimusqa waqenpata kuyayllanta, apumpa sutin Francisco Pizarro nisqan chaypita kay aputaytallay mañakparisunky sumaq kuyayllanta, chaypitaq mañakarisunky aylluykunanpaq samaqparinanpaq.

Atahualpa.- Pasarimuy rimaykunanchipaq.

N.N. .- Imami pasachkasunki usurkuy usataykitapis hurguy.

Hernando de Soto.- Mi gran señor, Francisco Pizarro Jefe de hombres blancos, os saluda, pide hospedaje para sus hombres e invita a una cena esta misma tarde en la plaza de Cajamarca.

Atahualpa.- Kuritaclla, Tikasalla, aparimuy aqata kay runakunawan upiarinapaq.

Kusichimpu.- Don Hernando, el Inca dice que vamos a tomar la chicha de la amistad.

Hernando de Soto.- Gracias, muchas gracias, decid a vuestro señor que agradezco inmensamente, pronto os premiaremos vuestra bondad.
Se sirve y se bebe chicha.

Kusichimpu.- Yaya nisunki sapallay kaykuna, apu taytallay allin allin wiraqochapa.

Hernando de Soto.- De hoy en adelante no dudaré de tus palabras Kusichimpu, veo que el gran señor no está molesto cree que nosotros somos los mensajeros del Dios Wiraqocha.

Kusichimpu.- Así, yo como habías dicho mi capitán el Inca no está molesto con vosotros.

Hernando de Soto.- Picad vuestras espuelas valientes jinetes prosigamos la marcha.Concluido el segundo encuentro, Soto se apresura para alcanzar a Pizarro y con el resto de la hueste se dirige al estadio. Una vez allí, los “Españoles” dejan sus cabalgaduras y toman posiciones para el asalto a la comitiva incaica. La entrada de Atahualpa es espectacular, las bandas (que ya estaban situadas en el estadio) tocan alternativamente, compitiendo, mientras el cortejo del Inca baila y canta en ritmo más bien lento y majestuoso.

Desde muy temprano el público se agolpa en los costados de la cancha de fútbol. La policía y la guardia republicana también están presentes pero más bien como espectadores a quienes se trata con deferencia. La labor de mantener el orden descansa en los UKUKUS, personajes armados con látigos y varas, cono el rostro cubierto y que hablan en falsete. Su rol en las festividades andinas es ya característico.

CANTAN LAS ÑUSTAS... (hay mucha interferencia de un locutor)
Taitanchik intita wataykachiway
mamanchik killata akllaykachiway
churikikunalla wayllurisunayta.
¡Ay! Taita inti
¡Ay! Mama killa
kay yawarta upiaykarillay
kay wawaykunalla kuyaysunayta
churikikunalla wayllurisunayta.
Karwas mayuta takirillasun
kusikusilla llaqtamasilla,
karwas mayuta takirillasun
kusikusilla llaqtamasilla.
Qam tiana qirka ai urarara
iskaylla qirka sumaqllakachkan
qam tiana qirka ai urarara
iskaylla qirka sumaqllakachkan.

La pieza musical más importante es la que se conoce como “El paso (o marcha) del Inca”, que se repite una y otra vez desde que éste ingresa al estadio. A continuación cantan las ñustas.

CANTAN LAS ÑUSTAS
... (La interferencia hace incomprensible una primer parte)
....
Kuyaynarinanki wawaykunallata
kuyaynarinanki wawaykunallata
Anaqpachapiqa ñam willata qawaykun
anaqpachapiqa ñam willata qawaykun
kay karwas mayupi
kusita takirisqantaq
kay karwas mayupi
kusita takirisqantaq
Rosaschallay, Clavelchallay
qamta kuyaqmi kutirimuni
rosaschallay, clavelchallay
qamta wayllumqi kutirimuni
qamta wayllumqi kutirimuni
¡Ahora!Rosaschallay, Clavelchallay
qamta kuyaqmi kutirimuni
rosaschallay, clavelchallay
qamta wayllumqi kutirimuni
qamta wayllumqi kutirimuni.


CANTAN LAS ÑUSTAS
Antisuyo, Collasuyo
Chinchaysuyo, Contisuyo
apukuna ripullasun
carhuas mayu apukuna
...yawarpata
Wirakocha Pachacutek
Waynacapac Huáscar Atahualpa
paykunalla inkallanchik
ama llulla ama sua
ama qella
... (vacío en la grabación)
ama llakichiwaychu
chinchay kocha kawachkan
ama waqachimaychu
ama waqachimaychu.
Santil qucha kawaychu
ama llaqichimaychu
Chinchay kochalawachkan
ama waqachimaychu
ama waqachimaychu

¡Ahora!Por los alto parlantes resuena la voz del locutor que hace un recuento histórico de la escena de Cajamarca tratando de insuflar dramatismo a la escena. A ratos el tono de voz, el sentimiento que pone en su relato y algunas comparaciones e insinuaciones reiterativas hacen equivaler la ceremonia a la descripción de la pasión de Cristo.

Atahualpa.- Millantaq yuraq runakunapa apun kuna.

Contestan sus hombres.- Imansi canchu manchakusqa.

CANCION
Llaqta masiykunalla
kusita takirisun
taytanchik apu kusirinanpaq
kay kusi patapi pay tiyaykullanqa
kay kusi patapi pay tiyaykullanqa.
Kusirikullay
kay suyuyuq apu
sunqullayki tiaykuchun
kay miskichallata
taki paykarinki
kay miskichallata
takipaykarinki.
Qamtachu kuyayki rumilla niraspa
qampa quywachallay herulla niraspa
mana kuyakuy mana wayllukuy
mana kuyakuy mana wayllukuy
¡Ahora!
Qamtachu kuyayki rumilla niraspa
qampa quywachallay herulla niraspa
mana kuyakuy mana wayllukuy
mana kuyakuy mana wayllukuy
¡Ahora!

Atahualpa.- Maillantaq yuraq runakunapa runankuna.

Contestan sus hombres.- Imanpas kachun manchakusqa.

Atahualpa.- Mayllantaq yuraq runakunapa runankuna?

Contestan sus hombres.- Imanpas kachun manchakusqa.

Atahualpa.- Mayllantaq yuraq runakunapa, yuraq runakunapa karullaqta runakuna.

Contestan sus hombres.- Imanpas kachun manchakusqa.

Atahualpa.- Rumiñawi ima supaypa wawantaq llantuy nirasqay.

Atahualpa.- Rumiñawi kay yayakunalla ima supaypa wawantaq llantuy nirasqay.

Valverde.- Monarca de estas tierras, soy sacerdote de Dios. Enseño las cosas divinas. Asimismo vengo a enseñarles a vosotros, Dios es un trina persona. Sabías que el mundo fue formado por él, nuestra existencia se la debemos a él puesto que no existe otro Dios. El formó el sol, la luna, las estrellas, las plantas, los animales y todo lo que ven tal es que no existe más que un solo Dios verdadero. Por ello debo enseñar las leyes divinas. El gobernador don Francisco Pizarro también viene por esta misión. También reconocéis al emperador Carlos V y todo lo que he dicho se encuentra escrito en esta Biblia.

Kusichimpu.- Kay pachapa michinqnin pay allinta musyayniyoq kaq taytanchi aparimusqa chay pacha kamayoq killatapis, intitapis, rillastapis, qoritapis, sachatapis, uywachatapis, chaypitaq mana kanchu imapis chaypita pay nisunki kuyayllawan aparisunki Carlos Kintu nisqanpata, kuyayllanta, chaypitaq mañakarisunki, chaypitaq pachak munayniyoq yachakunayta pay yachakunawan kay yachakunachun tarisun mamakillata; tayta intitapis taririsun.

Atahualpa.- Mayllapitaq yachakamusqayki chaykunta rimachkanaypaq.

Kusichimpu.- Don Hernando, dice dónde te has aprendido todas estas cosas?

Valverde.- Como te dije se encuentra escrito en esta Biblia. Debías de abandonar el culto al Sol, la idolatría que lleva al infierno, debías profesar la verdadera religión cristiana. Si así lo hicieses Dios os premiará y los españoles os protegeremos de tus enemigos.

Kusichimpu.- Kay biblia nisqanqa qaparisunki funsionakuyayllawan, apu taytallay paykunan mañarisunki.

Atahualpa.- Asutyay, asutyay.

Kusichimpu.- Apu taytallay paykuna rikacharisunki kay biblia nisqanta.

La intervención del narrador se hace más frecuente: “Señoras y señores estamos presenciando la escenificación de la prisión, rescate y muerte del último Inca Atahualpa”.

Atahualpa.- Mana rimanchu kay, ima nirmi llulanki. Kay ñuqa kay machu pipa uywayninpi. Ima nirmi llullanki.

Kusichimpu.- Don Hernando, el Inca no entiende nada de estas cosas, dice que es como el trato de la gallina y usted viene a engañarlo.

Valverde.- No ve que estamos perdiendo el tiempo en hablar con este perro lleno de soberbia. Salid cristianos que yo os absuelvo.

¡Santiago! ¡Santiago! ¡Santiago!Nuevamente el locutor entrecortadamente, muy emocionado: “Señoras y señores en estos momentos se está haciendo (sic) la batalla en la que los españoles quieren tomar al ... se está celebrando la batalla en que los indios con sus espadas (sic) ... mientras que los indios tratan de defender al Inca, de rodear...”

N.N..- ¡Al Inca, al Inca!

Maestro de Ceremonia.- Mientras las pallas, las ñustas, ya lo detuvieron el Inca... lo detuvieron.

Atahualpa.- Qapi runakuna chayniywan allimi mana allin wañuchinqam.

Kusichimpu.- Capitán, el Inca dice usos son de la guerra vencer o ser vencidos.

Rumiñawi.- Apu taytallay kay malakata yuraq runakunawan qapirinaypaq sapallan intipachurinta sapallantaq munayniyoq wasiman samarachinki kañararinki wasikunata, karullaqta runakuna kiskillaqta runakuna illaypaq, karinki runakunata supaypa wawankunata.

Francisco Pizarro.- Hernando de Soto atadle la mano a ese indio.

Atahualpa.- Allin wiraqocha, allin wiraqocha, tantatrimaptiki ñuqaqa qusaq kay wasiqonta qorita iskay wasi qontarillayta kay makiy aypanankama mana wañuykarichimaptiki.

Kusichimpu.- Don Francisco el Inca Atahualpa te ofrece por su rescate dos cuartos llenos de oro y tres de plata, dice que tus hombres aman el oro y la plata por eso él te ofrece tanto oro y tanta plata.

Francisco Pizarro.- ¡Qué dice! ¿Cómo puede ofrecer tanto oro y tanta plata?

Atahualpa.- Allin wiraqocha kay llaqtami katunmi llapan qoriytapis, rillaykunatapis ripuchillamunña llapan runakuna, aylluykuna hayka punchaullas nispariki.

Kusichimpu.- Señor, que este imperio es muy rico, todo el oro y toda la plata mandará traer con todos sus hombres y familias desde la casa del Sol, las cantidades que ustedes desean, diez mil tejuelas de plata, veinte mil tejuelas de oro, vasos sagrados y todo él te ofrece por su rescate nuestro Inca Atahualpa.

Francisco Pizarro.- ¿Cómo sé si manda traer a sus hombres tanto oro y tanta plata?

Kusichimpu.- Ima ñawitapas musianga imañawitapas musianqa apu llullankichus.

Atahualpa.- Manami tayta lluyayniychu, kay llaqtapa taytanmi Inti, ama sua, ama qella. Amaraq wañuykarichiwaychu. Runaykuna kuritapis rillaykunatapis ripuchillamunqa.

Kusichimpu.- El Inca Atahualpa le dice que él es buen caballero, él no miente, él mandará traer todo el oro y toda la plata de este imperio y él lo jura ante su Dios wiraqocha.

Francisco Pizarro.- ¿Cómo sé si manda traer oro y plata? Tal vez traerá a Rumiñawi contra mi ejército.

Kusichimpu.- Apu llullankichus.

Atahualpa.- Rumiñawi ripullasga kituman, sapallataq qakiriman kay saksamarkapis wañuykarichimanki, llullaptiymy wañuy patapi, huk killa muyumunga ripuchimullanga llapay kuritapis rillaykunatapis.

Kusichimpu.- Dice, Rumiñawi él le dejó abandonado allá en Quito, él solo encontrarse en esta plaza de Cajamarca, él le ha abandonado, él solo querer que le den la libertad y solamente les pide a todos los hombres blancos que le den un crucifijo a sus hombres para que vayan a recoger el oro y la plata.

Francisco Pizarro.- Mandaré para que sus hombres anden con libertad con la cruz de Dios.

Atahualpa.- Yuraq apullay saqerimuy chalkochimata watay wasipitaq, pay runakunawan kuritapis rillaytapis untarinanpaq willarisaq paypa ñawinta.

Kusichimipu.- Capitán Francisco Pizarro, el Inca te pide que le dejes en libertad a Chalpochimak para que vaya a recoger todo el oro y toda la plata.

Francisco Pizarro.- Bueno, lo acepto con mucho gusto.

Francisco Pizarro.- Capitán Hernando de Soto.

Hernando de Soto.- Sí mi capitán, tus órdenes serán cumplidas, traeré todo el tesoro del inca lo más pronto posible. ¡Adiós Capitán!

Francisco Pizarro.- Feliz viaje.

Chalkochimak.- Apu taytallay kay wiraqocha ñawiypi willanki imam kaipy ripullamunanpaq.

Atahualpa.- Llapan ayllunchikunata willarinki simiskayta llapan runanchikunawan kuritapis rillaykunatapis huntarimunanpaq, sumaq wasikunapitaq, tayta intipa wasinpitaq chunka waranga killayta iskay waranqa killayta (quriyta).

Chalkochimak.- Apu taytallay simisgayta niramurasaq llapan runanchikunawan paskarisaq qatun wasinkunawan taytanchi intipa wasinpa allin kichaykunata, sontarimusaq kunan punchawlla ripukullasaq.

Francisco Pizarro.- Atahualpa nos dará un cuarto de oro y dos de plata.

Atahualpa.- Ñuqapis runamikay kay llaqtapa runanmi kay taytami inti, mamallami killapis ama kañarichimaychu kawayllapas hakirimay.

Kusichimpu.- El Inca Atahualpa dice, que es bien caballero, si él no cumple con sus palabras que lo quemen vivo.

Hernando de Soto.- Al Indio Felipillo no le creo nada, dice que Atahualpa duerme con su hermana. Atahualpa es un preso sanguinario, centinela Vargas me contó que ayer le vió bebiendo chicha en cráneo humano. Don Francisco le preguntó de quién era el cráneo y el Inca le respondió que era de su hermano Atoq, a quien venció por combate, esto no ocurriera si Don Francisco deja libre a Atahualpa.

Francisco Pizarro.- Ocurra lo que ocurra, primero que venga el oro y la plata y todas las ñustas más. Hernando de Soto, váyase a cerciorar a Huamachuco lo que había hecho Atahualpa con su hermano Huáscar.

Hernando de Soto.- Serán cumplidas sus órdenes, hasta pronto mi capitán.

Francisco Pizarro.- Capitán Hernando Pizarro.

Hernando Pizarro.- Sí mi capitán.

Hernando Pizarro.- Mi capitán sus órdenes están cumplidas he traído el tesoro de los templos de Pachacamac.

Diego de Almagro.- Si no se someten a buenas, acabaremos a fuerza de trabajo ya sea en las minas en las chacras, pero lo que más nos interesa es el oro y la plata, para llenar las arcas de España, así sea esta la nación más poderosa de Europa.

N.N. .- Mi capitán, supongo aquí se debe de proseguir el reparto del tesoro de inmediato.

Francisco Pizarro.- ¡Sr. Riquelme!

Riquelme.- Sí mi capitán.

Francisco Pizarro.- Le tocó ser el secretario y repartir los tesoros.

Hernando de Soto.- Señor secretario lee la lectura del tesoro.

Secretario.- Cajamarca, 25 de Julio de 1533 siendo horas diez de la mañana, se procedió al reparto del tesoro del Inca Atahualpa por su rescate:

Primero.- A Don Francisco Pizarro capitán de estas tierras y gobernador le toca trescientos treinticinco mil ducados de oro y sesenta mil de plata.

Valverde.- Conforme.

Segundo.- Al reverendo padre Vicente Valverde por entrevistarse con el Inca Atahualpa y por ser sacerdote de Dios, doscientos ochenticinco mil ducados de oro, ochenticinco mil de plata.

Tercero.- A Don Hernando de Soto, capitán del ejército conquistador ciento veintinueve mil ducados de oro y treintaiséis mil de plata.

Cuarto.- A Don Francisco de Orellana por ser Alferez de Caballería haber cumplido misiones de peligro de vida, un quintal de oro y quince arrobas de plata. Pedro de Candía, Miguel de Estete, Ruíz de Arce, Diego de Trujillo, Alonso de Mesa, Diego de Malinas, Francisco Chávez, Pedro Pizarro y el Secretario Don Francisco de Suceres igual suma de Francisco de Orellana.

N.N. .- Eso no alcanza para nada mi Capitán.

Secretario.- Mi Capitán, está usted servido, la dotación es de acuerdo a nuestras posibilidades.

Francisco Pizarro.- Muchas gracias señor Requelme.

Hernando de Soto.- Capitán Don Francisco Pizarro, he podido cerciorarme de los hechos de Atahualpa, por sus crímenes merece ser quemado vivo.

Francisco Pizarro.- Hernando de Soto, Sancho Cuéllar, leed la sentencia del Inca Atahualpa cláusula por cláusula.

Kusichimpu.- Apu taytallay paykuna uyarimusqa llapan, imata ruranaypis.

Sancho Cuéllar.- Atahualpa, Inca, el texto te declara todo lo que has cometido dentro del Imperio:

Cláusula Primera.- Has usurpado de este reino, traicionando a tu hermano Huáscar, el triste testamento de tu padre Waynacapac.
Cláusula Segunda.- Acabado el público mandaste asesinar.
Cláusula Tercera.- Eres polígamo, has tenido veinte mujeres en una sola casa y varias concubinas.
Cláusula Cuarta.- Adoraste al Sol, la Luna, las Estrellas, los animales y otras cosas más.
Cláusula Quinta.- Endetestaste el evangelio de los cristianos.
Cláusula Sexta.- Has hecho sacrilegios.
Cláusula Séptima.- Durante los ocho meses no te has hecho que te bautizaran los señores jueces nombrados por el gobernador Don Francisco Pizarro retraído del emperador de los romanos y monarcas del mundo después de varios debates y declaraciones ha llegado pues, el momento más culminante de pronunciar tu sentencia. Hoy sábado 29 de agosto de 1533 siendo las seis de la tarde.
Francisco Pizarro.- Atahualpa, te han condenado a morir en una hoguera.

Kusichimpu.- Paykunallan musiamusqa llapan imakunatapis rurangayta, kay qatun llaqtata kitaskanchis wawqipata, atuqpata, imatapis taytan waynakapaq saparisunkiman pay kapak, chaypitaq qam wañuchikusqanki iskay wawqikikunata, chaypitaq wasillaykichu kan iskay chunka warmita warmicuray, chay warmikunalla qamllapaq kara chaypitaq qayllasta gorita, uywata, sachatapis qamllapa kara chaypa manaman munaspaykichu pachakamayoqta, chaypitaq munaspaykichu bautizamusqan kaypitaq.

Atahualpa.- Apullay qamwanmi rakinakuranchik llapan qoriytapis, rillaykunatapis, churiykuna, akllaykuna ripuchillamusga llapan qoritapis, imaniyllapaqraq wañuykaysimanki, kuyanaykiray llapan runaykunawan, imaniyllaparaq wañuykaysimangi.

Kusichimpu.- Payqa mana wañukisankichu, huk runakunam, munay munayniyoqkuna.

Atahualpa.- Kamayoq runa amaraq wañuykarichimuwaychu, runakuna, akllakuna imaniyllaparaq ripullanga runaykunapitaq, llullaptiymi wañuypatapi huk killa muyumurqa llapan qoritapis rillaykunatapis untarimunanpaq.

Kusichimpu.- No quiere que le mates vivo él dice que es el hijo del Sol y el hijo de la Luna.

Francisco Pizarro.- Atahualpa, Inca, si no quieres morir en la hoguera tendrás que recibir nuestra religión.

Kusichimpu.- Mana wañuyta munarga kañaypapis, chaskinki huk bautizo nisqanta.

Atahualpa.- Ñoqapis runami kay, kay llaqtapa apunmi kay imaniyllaparaq wañuykarichimanki mana munaptiyqa pisqopis sayanqachu, sachapis kuyunqachu, tayta inti ripullamunga runakuna rupaypitaq wañunga runaykuna mikuypitaq wañunga.

Kusichimpu.- En vano van a tentar contra su Imperio porque él es el Dios de la tierra y de la luna, si él no quiere no dará cría sus aves, si él no quiere no saldrá el sol, no saldrá la luna, contra su voluntad, no tenten contra este su imperio porque todos ustedes van a morir de hambre.
Francisco Pizarro.- Farsante criminal, serás ahorcado, ni tu padre el Sol te salvará.

Kusichimpu.- Yaya wañuchisunki llapaq runakunawan, qorkarisunki, ni tayta intipis, ni mama killapis salvarisunki, chaykuna saqisisunki.Atahualpa.- Allin wiraqocha, allin wiraqocha, allin llapay runaykuna, imaniyllaparaq wañuyka richimanki, churiykuna, akllaykuna imaniyllaparaq ripullanga.

Hernando de Soto.- Soldados llevad al patíbulo a este semejante hereje.“Señoras y señores en estos momentos estamos presenciando el rescate y muerte del Inca Atahualpa”.Valverde.- Sí Don Francisco Pizarro, su paternidad tiene razón Atahualpa es un hereje, además un conspirador y yo le bautizaré con el nombre de Juan Atahualpa.

Capitán Hernando de Soto quitadle la corona para que reciba el santo bautismo.

Valverde.- Yo te bautizo con el nombre de Juan Atahualpa, en el nombre del padre, del hijo y del espíritu santo. (cantando)

En coro.- Amén. (cantando)

Atahualpa.- Llapan runakunata willarinki, allanpachallanpis yawartarinki, llantuykarimun yanallaywan, llullaptiymi wañuy patapi wañuykarichimanki, sapallaychu wañusaq llapanchimi wañuchuqa.

Francisco Pizarro.- Francisco de Moya, atadle las manos. Alonso de Molina, atadle los pies. Miguel de Estete, ponedle la cuerda al cuello a este semejante hereje.

N.N. .- Todos listos.

Francisco Pizarro.- Ejecutad la muerte. Más, más, hasta las últimas fuerzas. Más, más, padre Valverde vea si está vivo o muerto todavía.

Valverde.- Aún sigue con vida mi capitán.

Francisco Pizarro.- Ajustadle más con todas sus fuerzas.

CANTAN LAS ÑUSTAS
Es la marcha fúnebre que están haciendo a Atahualpa.
¡Ay! Taita Inti
¡Ay! Mama quilla
kay yawarta upiaykarillay
kay wawaykunalla kuyaysunayta
churikikunalla wayllurisunayta.
Ay! Taita Inti
¡Ay! Mama quilla
kay yawarta upiaykarillay
kay wawaykunalla kuyaysunayta
churikikunalla wayllurisunayta.
Karwas mayuta takirillasun
kusi kusilla llaqtamasilla
karwas mayuta takirillasun
kusi kusilla llaqtamasilla.
Qam tiana qirka ai urarara
iskaylla qirka sumaqlla kachkan
qam tiana qirka ai urarara
iskaylla qirka sumaqlla kachkan.

Francisco Pizarro.- Hernando de Soto. Desatad los restos del Inca Atahualpa, asistiré a sus sepelios.

Valverde.- Atahualpa ha muerto por tener tantas mujeres y varias concubinas en una sola casa. Además se dormía con sus ocho hermanas ahora todas se quedan conmigo. (cantando)

En Coro.- Amén. (cantando)“Se llevan a Atahualpa los “Españoles”. Así termina la escenificación de la muerte de Atahualpa”.


Realmente no es así. Una vez retirado el “cadáver”, el actor que hace de R.P. Valverde llama a las “ñustas” y las casa con los “Españoles”, iniciándose luego un baile que dura toda la noche. La boda se inicia en el estadio pero el frío y la falta de iluminación hace que la gente abandone este lugar. La fiesta sigue principalmente en casa de los padrinos y mayordomos pero se extiende por todas las calles de Carhuamayo.

 

T R A D U C C I O N


Día de Tamboy, 2 de setiembre, en el pueblo de Carhuamayo. Son las dos de la tarde y estamos presenciando esta fiesta de Tamboy.Empieza la actuación

Atahualpa.- ¿Qué es lo que deseas con gente desconocida?

Kusichimpu.- Es gente de un pueblo lejano. Yo te traigo la amistad de Hernando de Soto. El es un buen señor y desea verte, poderoso padre mío.

Atahualpa.- No debemos hablar con estos hombres.

Kusichimpu.- Don Hernando, el Inca dice que no quiere hablar con usted.

Hernando de Soto.- Indio bruto, creo que le has dicho malas palabras. El Inca se ha molestado.

Kusichimpu.- No, don Hernando, como usted me habéis ordenado, yo le he dicho las mismas palabras que me has dicho.

Hernando de Soto.- Dile al monarca que soy portador del saludo de don Francisco Pizarro, súbdito del Rey de España Don Carlos V. El me encarga invitarle a una cena esta misma tarde en la plaza de Cajamarca. Quiere ser su amigo. Como hermanos, queremos que nos hospede en su Tambo.

Kusichimpu.- Poderoso padre mío: este señor te ofrece amistad. Ha venido aquí, porque hoy día quieren comer contigo. También, poderoso padre mío, te solicita tu casa para que duerma y descanse con sus hombres.

N.N. .- Poderoso padre mío; él traerá alguna buena nueva.

Atahualpa.- Pasa adelante, para que podamos hablar.

Kusichimpu.- Don Hernando, dice que puede pasar.

Atahualpa.- El nos busca ¿Está bien o no?

N.N. .- No debemos sentarnos con gente desconocida.

Kusichimpu.- Don Hernando, él no acepta vuestra invitación. Dice que pueden regresarse a vuestras tierras.Termina el encuentro entre el Inca y los emisarios de Pizarro. Hernando de Soto y su comitiva, entre ellos Kusichimpu, regresan mientras que los “Incas” prosiguen su avance al estadio. Como ya puede haberse deducido, en la obra éste recrea la plaza de Cajamarca.

Hernando de Soto.- Kusichimpu, dígale al Inca que soy el hermano de Francisco Pizarro, jefe de los hombres blancos. Mi misión es saludarle e invitarle a una cena esta misma tarde, (pues) queremos ser amigos de él. Nosotros (que llegamos) desde la tierra de España al lado del mar, pedimos hospedaje para nuestros hombres.

Kusichimpu.- Este buen señor ha traído el saludo de su hermano Francisco Pizarro. Te pide, poderoso padre mío, tu generosa amistad y un lugar donde puedan descansar.

Atahualpa.- Pasa adelante, para poder conversar.

N.N. .- ¿Qué te pasa a ti miserable? ¡Sácate las sandalias!

Hernando de Soto.- Mi gran señor: Francisco Pizarro, jefe de hombres blancos, os saluda, pide hospedaje para sus hombres e invita a una cena esta misma tarde en la plaza de Cajamarca.

Atahualpa.- ¡Kuritaclla! ¡Tikasalla! Traigan chicha para beber con estos hombres.

Kusichimpu.- Don Hernando, el Inca dice que vamos a tomar la chicha de la amistad.Hernando de Soto.- Gracias, muchas gracias. Decid a vuestro señor que agradezco inmensamente. Pronto os premiaremos vuestra bondad.Se sirve y se bebe chicha.

Kusichimpu.- Poderoso padre, estos señores parecen ser buenos, pues a ti te llaman Gran Señor (el texto en quechua no es claro).

Hernando de Soto.- De hoy en adelante, no dudaré de tus palabras Kusichimpu. Veo que el gran Señor no está molesto. Creo que nosotros somos los mensajeros del Dios Wiraqocha.

Kusichimpu.- Así, yo, como habías dicho mi capitán, el Inca no está molesto con vosotros.

Hernando de Soto.- Picad vuestras espuelas, valientes jinetes. Prosigamos la marcha.Concluido el segundo encuentro, Soto se apresura para alcanzar a Pizarro y con el resto de la hueste se dirige al estadio. Una vez allí, los “Españoles” dejan sus cabalgaduras y toman posiciones para el asalto a la comitiva incaica. La entrada de Atahualpa es espectacular, las bandas (que ya estaban situadas en el estadio) tocan alternativamente, compitiendo, mientras el cortejo del Inca baila y canta en ritmo más bien lento y majestuoso.

Desde muy temprano el público se agolpa en los costados de la cancha de fútbol. La policía y la guardia republicana también están presentes pero más bien como espectadores a quienes se trata con deferencia. La labor de mantener el orden descansa en los UKUKUS, personajes armados con látigos y varas, con el rostro cubierto y que hablan en falsete. Su rol en las festividades andinas es ya característico.

CANTAN LAS ÑUSTAS... (hay mucha interferencia de un locutor)
Ayúdame a retener a nuestro padre, el Sol
invoquemos a nuestra madre luna
para que sus hijos le adoremos.
¡Ay! Padre Sol
¡Ay! Madre luna
beban esta sangre
para que mis hijos les quieran
para que mis hijos les amen.
Cantémosle al río Carhuas
con mucha alegría, paisano
cantémosle al río Carhuas
con mucha alegría, paisano.
El gran cerro donde tú vives, qué bonito es
los dos grandes cerros, qué hermosos son
el gran cerro donde tú vives, qué bonito es
los dos grandes cerros, qué hermosos son.

La pieza musical más importante es la que se conoce como “El paso (o marcha) del Inca”, que se repite una y otra vez desde que éste ingresa al estadio. A continuación cantan las ñustas. Hubo interferencias que hizo imposible captar las primeras estrofas.

LUEGO CANTAN LAS ÑUSTAS
... (la interferencia hace incomprensible
una parte anterior)
a mis hijas las querrás
a mis hijas las querrás.
En el cielo, ya se ve a la gaviota,
en el cielo, ya se ve a la gaviota;
en el río de Carhuas.
Se canta alegremente,
en el río de Carhuas
se canta alegremente.Clavel mío, rosa mía
he vuelto a quererte
clavel mío, rosa mía
he vuelto a amarte
he vuelto a amarte
¡Ahora!
Clavel mío, rosa mía
he vuelto a quererte
clavel mío, rosa mía
he vuelto a amarte
he vuelto a amarte.
(La orquesta sigue tocando la marcha)

LUEGO CANTAN LAS ÑUSTAS
Levantémonos poderosos
del Antisuyo, Collasuyo
Chinchaysuyo, Contisuyo
así como los poderosos
del río Carhuas.
... Yawar pata
Viracocha, Pachacútec,
Huayna Cápac, Huáscar, Atahualpa
son ellos nuestros incas (con sus leyes)
no mentir, no robar, ni vagar.
... (Vacío en la grabación)
¡No me causes dolor!
estoy viendo la laguna de Chinchay
¡No me hagas llorar!
¡No me hagas llorar!
No mires la laguna de Santil
¡No me causes dolor!
estoy viendo la laguna de Chinchay
¡No me hagas llorar!
¡No me hagas llorar!

Por los alto parlantes resuena la voz del locutor que hace un recuento histórico de la escena de Cajamarca tratando de insuflar dramatismo a la escena. A ratos el tono de voz, el sentimiento que pone en su relato y algunas comparaciones e insinuaciones reiterativas hacen equivaler la ceremonia a la descripción de la pasión de Cristo.

Atahualpa.- ¿Qué tienen los jefes de los hombres blancos?

Contestan sus hombres.- No tienen nada que temerles.

Atahualpa.- ¿Qué tienen los jefes de los hombres blancos?

Contestan sus hombres.- No tienen nada que temerles.

CANTAN LAS ÑUSTAS
Paisanos míos
cantemos alegremente
para alegrar a nuestro padre poderoso
que se sentará aquí en Kusipata (terraplén de la alegría)
que se sentará aquí en Kusipata.
¡Alégrate! Que tu corazón
de Señor del Suyo se calme
con esta dulce canción
que entonarás
con esta dulce canción
que entonarás.
Acaso te quiero, aunque eres de piedra
ese amor tuyo que dicen está vacío
no sabe querer, no sabe amar
no sabe querer, no sabe amar.
¡Ahora!
Acaso te quiero, aunque eres de piedra
ese amor tuyo que dicen esta vacío
no sabe querer, no sabe amar
no sabe querer, no sabe amar.
¡Ahora!

Atahualpa.- ¿Cuánta gente tienen los hombres blancos?

Contestan sus hombres.- Sea cuanta fuere, no les tememos.

Atahualpa.- ¿Cuánta gente tienen los hombres blancos?

Contestan sus hombres.- Sea cuanta fuere, no les tememos.

Atahualpa.- ¿Cuánta de esa gente blanca son de lugares lejanos?

Contestan sus hombres.- Sea lo que fuere, no les tememos.

Atahualpa.- ¡Rumiñawi! ¡Qué hijos del diablo son estos señores que se parecen a mi sombra?

Valverde.- Monarca de estas tierras, soy sacerdote de Dios. Enseño las cosas divinas. Asimismo vengo a enseñarles a vosotros (que) Dios es uno, trina persona. Sabías que el mundo fue formado por él, nuestra existencia se la debemos a él puesto que no existe otro Dios. El formó el sol, la luna, las estrellas, las plantas, los animales y todo lo que ven. Tal es que no existe más que un solo Dios verdadero. Por ello debo enseñar las leyes divinas. El gobernador don Francisco Pizarro también viene por (con) esta misión. También reconocéis (reconoceréis) al Emperador Carlos V y todo lo que he dicho se encuentra en esta Biblia.

Kusichimpu.- ¡Conductor de esta tierra! El tiene un buen sentimiento. Dice que nuestro padre ha creado la tierra, la luna, el sol, la plata, el oro, las plantas, los animales. También te dice, con todo cariño, que te llevará donde Carlos V, a quien reconocerás. Además dice que él nos enseñará su religión. Estos conocimientos nos llevará a encontrar al Padre Sol y a la madre luna.

Atahualpa.- ¿Dónde has aprendido estas cosas para que me hables así?

Kusichimpu.- Don Hernando, dice ¡Dónde te has aprendido estas cosas? (sic)

Valverde.- Como te dije, se encuentra escrito en esta Biblia. Debías de abandonar el culto al Sol, la idolatría que lleva al infierno. Debías profesar la verdadera religión cristiana. Si así lo hicieses Dios os premiará y los españoles os protegeremos de tus enemigos.

Kusichimpu.- Te lo dice esto que llaman Biblia. Poderoso padre mío, ellos te están pidiendo (que lo entiendas).

Atahualpa.- ¡Retírate! ¡Retírate!

Kusichimpu.- Poderoso padre mío, ellos quieren que conozcas, esto que llaman Biblia.

La intervención del narrador se hace más frecuente: “Señoras y señores estamos presenciando la escenificación de la prisión, rescate y muerte del último Inca Atahualpa”.

Atahualpa.- Esto no habla ¿Por qué mientes? Yo que soy maduro ¿Por quién he sido creado? ¿Por qué mientes?

Kusichimpu.- Don Hernando, el Inca no entiende nada de estas cosas. Dice que es como el trasto de la gallina y usted viene a engañarle.

Valverde.- ¿No ve que estamos perdiendo el tiempo en hablar con este perro, lleno de soberbia?
Salid cristianos que yo os absuelvo.
Santiago! ¡Santiago! ¡Santiago!

Nuevamente el locutor entrecortadamente, muy emocionado “Señoras y señores en estos momentos se está haciendo (sic) la batalla en la que los españoles quieren tomar al ... se está celebrando la batalla en que los indios con sus espadas (sic) ... mientras que los indios tratan de defender al Inca de rodear ...”

N.N. .- ¡Al Inca! ¡Al Inca!

Maestro de ceremonia.- Mientras las pallas, las ñustas, ya lo detuvieron al Inca (sic) ... ya lo detuvieron.

Atahualpa.- Me capturaron estos hombres. Bien o mal, han de matar.

Kusichimpu.- Capitán, el Inca dice que usos son de la guerra vencer o ser vencidos.

Rumiñawi.- Poderoso padre mío, estos malvados hombres blancos han echado mano al único hijo del Sol. Ha que descansen en tu palacio y quema las casas para que estos extranjeros hijos del diablo se vayan.

Francisco Pizarro.- ¡Hernando de Soto! ¡Atadle las manos a ese indio!

Atahualpa.- ¡Buen señor! ¡Buen señor! De acuerdo a lo que has pedido, yo te daré una habitación llena de oro y dos habitaciones llenas de plata, hasta donde alcance mi brazo, a condición de que no me mates.

Kusichimpu.- Don Francisco, El Inca Atahualpa te ofrece por su rescate dos* cuartos llenos de oro y tres de plata. Dice que tus hombres aman el oro y la plata, por eso él te ofrece tanto oro y tanta plata.

Francisco Pizarro.- ¡Qué dice! ¿Cómo puede ofrecer tanto oro y tanta plata?

Atahualpa.- Buen señor, este pueblo es muy poderoso. Todo mi oro y mi plata los haré traer con mis hombres y familiares. Dame unos días de plazo.

Kusichimpu.- Señor, que este imperio es muy rico. Todo el oro y toda la plata mandará traer con todos sus hombres y familias desde la casa del Sol, las cantidades que ustedes desean, diez mil tejuelas de plata, veinte mil tejuelas de oro, vasos sagrados y todo él te ofrece por su rescate, nuestro Inca Atahualpa.

Francisco Pizarro.- ¿Cómo sé si manda traer a sus hombres tanto oro y tanta plata?

Kusichimpu.- Poderoso, ¿Cómo va a saber que no mientes?

Atahualpa.- ¡Hombre! Yo no miento. El padre de este pueblo es el Sol y nos enseña a no robar, a no robar y a no mentir. Aún no me maten. Mis hombres traerán mi oro y mi plata.

Kusichimpu.- El Inca Atahualpa le dice que él no miente. El mandará traer todo el oro y toda la plata de este imperio y lo jura ante su Dios Wiracocha.

Francisco Pizarro.- ¿Cómo sé si manda traer oro y plata? Tal vez traerá a Rumiñawi contra mi ejército.

Kusichimpu.- Poderoso, ¿No mientes?

Atahualpa.- Rumiñawi se ha ido a Quito. Yo estoy solo en Saksamarca. Si miento, me matan en Wañuypata (terraza del suplicio). Pero en un mes traerán todo mi oro y mi plata.

Kusichimpu.- Dice: Rumiñawi él le dejó abandonado allá en Quito, él solo encontrarse en esta plaza de Cajamarca, él le ha abandonado. El sólo querer que le den la libertad y solamente les pide a todos los hombres blancos que le den un crucifijo a sus hombres para que vayan a recoger el oro y la plata.

Francisco Pizarro.- Mandaré para que sus hombres anden con libertad con la cruz de Dios.

Atahualpa.- Poderoso señor blanco, libera de la prisión a Chalcuchimac para que él y sus hombres reúnan el oro y la plata. Yo le diré donde puede hallarlos.

Kusichimpu.- Capitán Francisco Pizarro, el Inca te pide que dejes en libertad a Chalcuchimac para que vaya a recoger todo el oro y toda la plata.

Francisco Pizarro.- Bueno, lo acepto con mucho gusto. ¡Capitán Hernando de Soto!

Hernando de Soto.- Sí, mi capitán, tus órdenes serán cumplidas, traeré todo el tesoro del Inca lo más pronto posible. ¡Adiós Capitán!

Francisco Pizarro.- ¡Feliz viaje!

Chalcuchimac.- Poderoso padre mío, en presencia mía, dile a este señor qué es lo que se traerá.

Atahualpa.- A todos nuestros familiares les dirás que yo he ordenado que con todos nuestros hombres reúnan mi oro y mi plata. Estos se encuentran en los edificios grandes (públicos) y en el Templo del Sol. Traerán diez mil piezas de mi plata y dos mil de mi plata (traducción textual de la grabación original, probablemente quiso decir dos mil de oro).

Chalcuchimac.- Poderoso padre mío, cumpliré lo que has dicho. Con todos nuestros hombres buscaremos en los grandes edificios y en las arcas del Templo del Sol. Partiré de inmediato.

Francisco Pizarro.- Atahualpa nos dará un cuarto de oro y dos de plata.

Atahualpa.- Yo también soy humano. Soy hombre de este reino. Mi padre es el Sol, mi madre es la luna, no deben quemarme pues soy divino.

Kusichimpu.- El Inca dice que es bien caballero, si él no cumple con sus palabras, que lo quemen vivo.

Hernando de Soto.- Al indio Felipillo no le creo nada, dice que Atahualpa duerme con su hermana. (Pero) Atahualpa es un preso sanguinario; (el) centinela Vargas me contó que ayer lo vio bebiendo chicha en cráneo humano. (Cuando) don Francisco le preguntó de quien era el cráneo el Inca le respondió que era de su hermano Atoq, a quien venció por (en) combate. Esto no ocurriera si don Francisco deja libre a Atahualpa.

Francisco Pizarro.- Ocurra lo que ocurra, primero que venga el oro y la plata y todas las ñustas más. ¡Hernando de Soto! Váyase a cerciorar a Huamachuco lo que habría hecho Atahualpa con su hermano Huáscar.

Hernando de Soto.- Serán cumplidas sus órdenes. Hasta pronto, mi capitán.

Francisco Pizarro.- ¡Capitán Hernando Pizarro!

Hernando Pizarro.- ¡Sí, mi capitán! Mi capitán, sus órdenes están cumplidas he traído el tesoro de los Templos de Pachacamac.Diego de Almagro.- Si no se someten a buenas, acabaremos (con ellos) a fuerza de trabajo ya sea en las minas o en las chacras. Pero lo que más nos interesa es el oro y la plata, para llenar las arcas de España (y) así sea esta la nación más poderosa de Europa.

N.N. .- ¡Mi Capitán! Supongo que se debe proseguir (con) el reparto del tesoro de inmediato.

Francisco Pizarro.- ¡Señor Riquelme!

Riquelme.- Sí mi capitán.

Francisco Pizarro.- Le tocó ser el secretario y repartir los tesoros.

Hernando de Soto.- Señor secretario lee la lectura del tesoro.

Secretario.- Cajamarca, 25 de Julio de 1533 siendo horas diez de la mañana, se procedió al reparto del tesoro del Inca Atahualpa por su rescate:

Primero.- A Don Francisco Pizarro capitán de estas tierras y gobernador le toca trescientos treinticinco mil ducados de oro y sesenta mil de plata.

Valverde.- Conforme.

Segundo.- Al reverendo padre Vicente Valverde por entrevistarse con el Inca Atahualpa y por ser sacerdote de Dios, doscientos ochenticinco mil ducados de oro, ochenticinco mil de plata.

Tercero.- A Don Hernando de Soto, capitán del ejército conquistador ciento veintinueve mil ducados de oro y treintaiséis mil de plata.

Cuarto.- A Don Francisco de Orellana por ser Alferez de Caballería haber cumplido misiones de peligro de vida, un quintal de oro y quince arrobas de plata. Pedro de Candía, Miguel de Estete, Ruíz de Arce, Diego de Trujillo, Alonso de Mesa, Diego de Malinas, Francisco Chávez, Pedro Pizarro y el Secretario Don Francisco de Suceres igual suma de Francisco de Orellana.

N.N. .- ¡Eso no alcanza para nada mi Capitán!

Secretario.- Mi Capitán, está usted servido, la dotación es de acuerdo a nuestras posibilidades.

Francisco Pizarro.- Muchas gracias señor Riquelme.

Hernando de Soto.- Capitán Don Francisco Pizarro, he podido cerciorarme de los hechos de Atahualpa, por sus crímenes merece ser quemado vivo.

Francisco Pizarro.- Hernando de Soto, Sancho Cuéllar, leed la sentencia del Inca Atahualpa cláusula por cláusula.

Kusichimpu.- Poderoso padre mío, ellos se han enterado de todo, todo lo que has hecho.

Sancho Cuéllar.- Atahualpa, Inca, el texto te declara todo lo que has cometido dentro del Imperio:

Cláusula Primera.- Has usurpado de este reino, traicionando a tu hermano Huáscar, el triste testamento de tu padre Waynacapac.
Cláusula Segunda.- Acabado el público mandaste asesinar.
Cláusula Tercera.- Eres polígamo, has tenido veinte mujeres en una sola casa y varias concubinas.
Cláusula Cuarta.- Adoraste al Sol, la Luna, las Estrellas, los animales y otras cosas más.
Cláusula Quinta.- Endetestaste el evangelio de los cristianos.
Cláusula Sexta.- Has hecho sacrilegios.
Cláusula Séptima.- Durante los ocho meses no te has hecho que te bautizaran los señores jueces nombrados por el gobernador Don Francisco Pizarro retraído del emperador de los romanos y monarcas del mundo después de varios debates y declaraciones ha llegado pues, el momento más culminante de pronunciar tu sentencia. Hoy sábado 29 de agosto de 1533 siendo las seis de la tarde.

Francisco Pizarro.- Atahualpa, te han condenado a morir en una hoguera.

Kusichimpu.- Ellos se enteraron de todas las cosas que has hecho: que arrebataste este Imperio a tu hermano Atoq a quien su padre le dejó porque era noble; que has matado a tus dos hermanos; que en tu casa tuviste a veinte mujeres con las que vives; que te apoderaste del oro, animales, plantas; que no aceptaste a Dios; que no te bautizaste.

Atahualpa.- Poderoso señor, contigo he compartido todo el oro y la plata que trajeron mis hijos y mis acllas ¿Con qué pretexto me matarás si hasta mis hombres te quieren? ¡Siento vergüenza sabiendo que seré muerto por ti!

Kusichimpu.- No es él quien te matará, sino otros hombres más poderosos.

Atahualpa.- Hombre que ordena, aún no me mates. ¿Para qué vendrán, entonces, los hombres y las acllas? De otro lado, mis hombres les llenarán de oro y de plata en el plazo de un mes. Si no dirán que me mataron por haber mentido.

Kusichimpu.- No quiere que le mates (quemes) vivo. El dice que es el hijo del sol y de la luna.

Francisco Pizarro.- Atahualpa, Inca, si no quieres morir en la hoguera tendrás que recibir nuestra religión.

Kusichimpu.- Dice que si no quieres morir en la hoguera tienes que bautizarte.

Atahualpa.- También yo soy humano. Soy el poderoso de este reino. ¿Con qué pretextos me van a matar? Si no quiero, ni las aves ni las plantas se multiplicarán, el Sol se caerá, mis hombres morirán quemados o de hambre.

Kusichimpu.- En vano van a atentar contra su Imperio, porque él es el Dios de la tierra y de la luna. Si él no quiere, no darán cría sus aves, si él no quiere no saldrá el Sol, no saldrá la luna. Contra su voluntad no atenten contra este su imperio porque todos ustedes van a morir de hambre.

Francisco Pizarro.- Farsante criminal, serás ahorcado, ni tu padre el Sol te salvará.

Kusichimpu.- Este señor te matará junto a todos tus hombres. Te ahorcarán y ni el padre Sol, ni la madre luna podrán salvarte. Ellos te abandonarán.

Atahualpa.- Buen señor, buen señor, mis hombres son buenos. Pero ¿Cuál es la causa por lo que quieren matarme? ¿Qué será de mis hijos y de mis acllas?

Hernando de Soto.- ¡Soldados! Llevad al patíbulo a este semejante hereje.“Señoras y señores en estos momentos estamos presenciando el rescate y muerte del Inca Atahualpa”

Valverde.- Sí, don Francisco Pizarro, su paternidad tiene razón. Atahualpa es un hereje, además un conspirador y yo le bautizaré con el nombre de Juan Atahualpa. Capitán Hernando de Soto, quitadle la corona para que reciba el santo bautismo. (cantando) Yo te bautizo con el nombre de Juan Atahualpa, en el nombre del padre, del hijo y del Espíritu Santo...

En Coro.- (Cantando) Amén.

Atahualpa.- A todos los hombres les dirás que en sus mejores vestidos encontrarán restos de sangre, que mi amor se ensombrece, que me mataron por mentir. Pero no moriré solo, todos moriremos.

Francisco Pizarro.- Francisco de Moya, atadle las manos. Alonso de Molina, atadle los pies. Miguel de Estete, ponedle la cuerda al cuello a este semejante hereje.

N.N. .- Todos listos.

Francisco Pizarro.- Ejecutad la muerte. Más, más, hasta las últimas fuerzas. Más, más, padre Valverde vea si está vivo o muerto todavía.

Valverde.- Aún sigue con vida mi capitán.

Francisco Pizarro.- Ajustadle más con todas sus fuerzas.


CANTAN LAS ÑUSTAS
(Es la marcha fúnebre)
¡Ay! Padre Sol
¡Ay! Madre luna
beban esta sangre
para que mis hijos les quieran
para que mis hijos les amen.
Ay! Padre Sol
¡Ay! Madre luna
beban esta sangre
para que mis hijos les quieran
para que mis hijos les amen.
Cantemos al río Carhuas
con mucha alegría, paisano
cantemos al río Carhuas
con mucha alegría, paisano.
El gran cerro donde tú vives, qué bonito es
los dos grandes cerros, qué hermosos son,
el gran cerro donde tú vives, qué bonito es
los dos grandes cerros, qué hermosos son.

Francisco Pizarro.- Hernando de Soto. Desatad los restos del Inca Atahualpa, asistiré a sus sepelios.

Valverde.- Atahualpa ha muerto por tener tantas mujeres y varias concubinas en una sola casa. Además se dormía con sus ocho hermanas ahora todas se quedan conmigo. (cantando)

En Coro.- Amén. (cantando)


F I N

 

Nota.- La grabación estuvo a cargo del Lic. Ladislao Landa de la Universidad de San Marcos. Los textos quechuas fueron traducidos por Francisco Huamantinco y Edgar Sulca. Ambos son ayacuchanos y licenciados en Antropología de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga. En su trabajo fueron auxiliados por informantes de Carhuamayo, aunque la transcripción y la traducción pueden reflejar las variantes lingüísticas de su lugar de origen.