MapUrbe'zine, Año 3, Nº 12 - Especial Territorio

El Territorio Mapuche desde la perspectiva del Ngutram

En el número 10 de este `zine ya hablamos del ngutram y dijimos que se trata de la forma en que los mapuche contamos nuestra historia y que en el presente puede ser tenido en cuenta para repensar nuestra identidad y nuestra forma de entender la comunidad. Ahora volvemos a este género pero para hablar sobre la idea de Territorio Mapuche.

 

La invasión al Territorio

Producto de la avanzada militar de los estados argentino y chileno en Puelmapu las familias y comunidades mapuche fueron expulsadas de sus territorios y desmembradas y se dio comienzo a una permanente reubicación. En ningún caso el estado argentino delineó una política específica para la población indígena y eso hizo que el proceso de reubicación no fuera igual en todos lados. Las diferentes negociaciones que pudieron entablar algunos mapuche se dieron a través de reconocimientos individuales, como “indios amigos” del estado o como “caciques reconocidos”.

Mientras un importante número de mapuche fue incorporado como mano de obra esclava, otros fueron afectados por diferentes políticas de tierras: creación de colonias pastoriles, asignación de títulos de propiedad privada para los que pudieron pagar u ocupaciones precarias de tierras fiscales -o sea, del estado-, quedando en condición de “fiscaleros” o “usurpador de tierra pública”, todas situaciones que se siguen dando hasta el día de hoy. Las tierras obtenidas para la radicación fueron en todos los casos escasas y pobres en pasturas y agua, por lo que subsistir en esas zonas se hizo en muchos casos imposible.

La discusión mapuche: Lof y Wallmapu

En los años `90 hubo una importante movilización de organizaciones mapuche que buscaban el reconocimiento por parte del estado argentino y para eso definieron una serie de elementos que diferenciaban al Pueblo Mapuche de otros pueblos.

Uno de los conceptos definidos fue el de Territorio. En un documento de la Coordinación de Organizaciones Mapuche “Tayiñ Kiñegetuam” (creada en 1992) se define al Territorio como el “área geográfica o un espacio de la naturaleza que se encuentra bajo influencia cultural y control político de un pueblo” . El Territorio Mapuche o Wallmapu “es el espacio en donde se ha realizado la historia de cada familia y de cada Lof o comunidad” . A la vez el Lof es el espacio físico y comunitario que además “es el punto de origen e identidad de cada persona” donde “las familias convivimos” .

El concepto de wallmapu lo que hizo fue cuestionar las ideas del estado argentino que dice que hay un mapuche chileno y otro argentino y lo que hizo fue unir la reivindicación territorial a ambos lados de la cordillera. Por otro lado, el concepto de Lof lo que permitía era fijar sentidos propios de cómo entender la identidad, la pertenencia, la comunidad y la organización socio-política mapuche. Todas estas nociones no fueron inventadas, sino que se rastrearon en la forma tradicional en que los mapuche entendían las cosas. Pero esta objeción al estado derivó en lo que actualmente se presenta como una situación problemática: esta relación lof - wallmapu llevó a pensar que la reivindicación territorial pasa solamente por el reclamo del espacio físico del lof dentro del ámbito rural y a la vez excluye de esa reivindicación a los mapuche urbanos, a menos que se propongan el retorno al campo.

Los aportes del Ngutram

Las tierras a las que fuimos reducidos llevaron a una permanente migración de las familias que fueron expulsadas de los espacios comunitarios hacia las periferias urbanas. Allí han nacido varias generaciones de mapuche que actualmente plantean debates acerca de su identidad, pero la idea de Territorio Mapuche o wallmapu no contempla la realidad urbana. Como ya explicamos en un par de `zines anteriores, el ngutram es una forma de relatar la trayectoria histórica mapuche. Concretamente nosotros analizamos los ngutram de la “gente de” que cuentan cómo luego de la conquista militar los mapuche se reunían en torno a un lonko para emprender un recorrido por diferentes lugares del territorio mapuche. Esa “gente de” no se queda en el pasado, sino que trasciende el tiempo y llega al presente y en ese recorrido oral describe distintos lugares por los que la gente transitó y circula en la actualidad, como por ejemplo, la ciudad.

A partir de la invasión de Puelmapu , las comunidades se vieron obligadas a abandonar sus lugares tradicionales y, por lo tanto, se desestructuraron los espacios de los Lof y se perdió el control territorial. Si adoptáramos la noción de Territorio del discurso mapuche de la Tayiñ Kiñegetuam, deberíamos pensar que en este proceso se perdió el wallmapu. Sin embargo, desde el género ngutram la construcción del Territorio se realiza dentro de la trayectoria del relato y llega al presente. Los lugares que estaban conectados dentro del relato siguen estándolo en la medida en que forman parte de la construcción de la historia mapuche y, además, cada uno de esos lugares van construyendo nuestra pertenencia como mapuche. Así, el campo y la ciudad, el Lof y nuestro presente en las urbes son espacios que el ngutram conecta.

De esta manera el lugar de donde uno viene deja de ser un lugar único geográfico y se convierte en un lugar en la historia que el ngutram va construyendo, un lugar que forma parte del Territorio Mapuche. Cada vez que un ngutram es contado el Territorio se amplia mucho más y no se limita al espacio de las comunidades al modo en que se las entiende usualmente. Los ngutram que relatan la trayectoria de la “gente de” permiten discutir con ciertas concepciones de Territorio construidas en los últimos años. Por un lado, la comunidad no sólo se constituye en el espacio del Lof , sino que se crea y recrea en la trayectoria emprendida y que se narra a partir de la memoria de los narradores. La “gente de” transita y se ubica en diferentes lugares por donde transitaron nuestros antiguos y de los que proviene nuestra identidad. En este sentido el ngutram amplía la concepción de Territorio que se ha formulado en base al Lof , porque a medida que va reconstruyendo el recorrido de estas comunidades, el espacio territorial mapuche deja de ser un único punto geográfico para convertirse en una trayectoria reconocible. Es decir que el ngutram no solo aporta a una reconstrucción simbólica del territorio sino que, además, lo reconfigura y resignifica a partir del tránsito, el recorrido, el reconocimiento de los espacios que lo constituyen. El Territorio se construye a través del recorrido por diferentes puntos del Territorio conectados en el relato y no a partir de un único lugar .

Muchas veces se entiende que la reivindicación de derechos sobre el Territorio gira solamente en torno a un determinado número de hectáreas en zonas rurales. Al incluir a la ciudad como parte de la trayectoria mapuche, es decir, como parte del Territorio, el ngutram elimina una de las fronteras que actualmente está creada sobre él (después de todo la idea de ciudad vino desde el occidente moderno). El reclamo de tierras es parte de un proceso de discusión que el movimiento mapuche construyó en los `90 y que significó un significativo avance en la demanda hacia el estado. Sin embargo, hoy muchos entienden que la reivindicación de tierras es igual a la reivindicación de Territorio Mapuche o lo que es igual, que el Lof es el único espacio donde el desarrollo de la vida mapuche es posible. Un concepto que excluye a los mapuche que viven en las ciudades y además reduce la reivindicación territorial al Lof .

Ekipo de Komunicación MapUrbe