"Indigenous Performance"

Fernando Muñoz Castillo

LOS ABRAHAMES
En Yucatán, el último vestigio del teatro evangelizador, lo encontramos en Dzitnup con la representación: El Sacrificio de Isaac, llamado por los mayas actuales: Los Abrahames. Y por lo que hemos visto es una escenificación con leves y le-janos aires del verdadero auto representado en Tlaxcala duran te las fiestas del Corpus de 1539, y en la cual, se mezclan perfectamente los tropos, secuencias y consuetas, sirviendo
nos casi casi de pieza arqueológica por la forma en que está
armada esta representación escénica.
DATOS SOBRE ESTE AUTO SACRAMENTAL.
El Auto del sacrificio de Abraham, fue estrenado en Tlaxcala el jueves de Corpus de 1539, en esta celebración se escenifi-có como obra principal: La conquista de Jerusalén, y otras tres más: La tentación de Cristo; La predicación de San Fran-cisco a las aves; y la cuarta: El Auto del sacrificio de Abraham. Fr. Antonio de Ciudad Rodrigo describe el suceso de esta manera:
Pasando delante del Santísimo Sacramento había otro auto y era el Sacrificio de Abraham, el cual por corto y ser ya tar-de no se dice más que fue bien representado. Y con esto vol-vió la procesión a la iglesia.
Arróniz en su trabajo anota que: Existe un texto anónimo, recogido por González Pedroso en su Colección de Autos Sacra-mentales (BAE, núm. 58, pp 16 y sgts), que puede ser de la época si se hace excepción de los elementos introducidos en fechas posteriores. Es, en efecto, muy corto, y salvo la par-te excesiva concedida a las impertinencias del bobo, va di-rectamente a la anécdota con una sencillez que no debe de ser ajena a su antigüedad.14
No existe del Sacrificio de Isaac el manuscrito original que se escribió en 1578, ya que la copia que se conserva en el Museo de Antropología e Historia de México es de 1760. Del Paso y Troncoso la publicó en su Biblioteca Náhuatl en 1899, con la traducción al español realizada por Chimalpopoca. An-gel María Garibay la considera del siglo XVI, por las estruc-turas lingüisticas y por la técnica del desarrollo. Por otra parte, cree que sea "un residuo solamente" de la obra del mismo tema, representada en Tlaxcala en 1539, y hasta afirma:
Por la armonía de los breves cuadros y por la intencional
discreción no puede menos que pensarse en hombre tan hábil como fue Olmos.15
El auto sigue los capítulos XXI y XXII del Génesis y está explicado brevemente en el título que lleva el manuscrito: "Del nascimiento de Isaac y del sacrificio de Abraham, su pa-dre, quiso por mandato de Dios hacer."16
El Sacrificio de Abraham, está divido en trece cuadros, du-rante los cuales se tronarán cohetes, habrá música de flau-tas y tambores, se cantará la Misericordia y un Te Deum.
LOS ABRAHAMES DE DZITNUP YUCATAN
La primera vez que aparece el nombre de este poblado en la época de la colonia es en 1577, en las Relaciones Histórico-Geográficas de la Gobernación de Yucatán, primer censo que se levantó en lo que hoy son la península de Yucatán y el estado de Tabasco.
Esta representación se escenifica dos veces al año, la pri-mera durante la noche del 24 de diciembre, en la cual actúan los hombres mayores, y la segunda durante la noche del 6 de enero en la que actúan los adolescentes del pueblo.
Ambas representaciones aunque llevan el mismo nombre, y uti-lizan los mismos personajes base, son diferentes en su forma, fondo y contenido, ya que una tiene que ver con la derrota del demonio y el nacimiento de la luz: nacimiento de Jesús, y la otra con la llegada de los Reyes Magos, otra celebración que introdujeron los franciscanos.
Los ancianos del pueblo relatan que para estas representa-ciones, llegaban a Dzitnup, gentes no sólo de los poblados circunvecinos, sino también de pueblos m s lejanos al "orien-te yucateco", acampando alrededor de la iglesia; relatan tam-bién que el vestuario era diferente al actual, pero que eso se debe a cuestiones...económicas. En la última década, al emigrar por razones de trabajo, los habitantes de Dzitnup han llevado a sus nuevas residencias, la tradición de escenificar Los Abrahames. De esta manera, el fenómeno ha ido arraigando en otras partes de la península.
DE COMO LOS ABRAHAMES SE CONOCEN EN YUCATAN
El primero en dar a conocer esta representación, fue el his-toriador Luis Ramírez Aznar en una serie de artículos publica dos en 1971 en el periódico Novedades de Yucatán. Nueve años después, escribió para el suplemento cultural Artes y Letras del mencionado periódico: Danzas, máscaras, representaciones, son para el maya desahogo y ceremonias rituales. En esta cró-nica describe la historia que su informante don Silvestre Pat, habitante de Dzitnup, le cuenta de lo que es la represen tación que año tras año, escenifican los días 24 de diciembre y 5 de enero:
Los brujos asustaban al pueblo para alejarlo de la iglesia: era un boicot contra la iglesia. Por eso iba poca gente al templo desde esas épocas de la colonia. Fue entonces cuando el pueblo se organizó para enfrentarse a los brujos y antes de la misa de media noche del 24 de diciembre y de la de los Santos Reyes del cinco de enero, se representa esa lucha del hombre sabio de la comunidad, del anciano, del que nos guía
(que es la máscara del semblante bondadoso y surcado de arru-gas) y del que ejecuta sus órdenes usando la fuerza hasta acabar con el brujo (la máscara de la boca abierta y faccio-nes duras) que está representado por quien lleva la máscara de largo hocico y orejas, pero sin rasgos definidos. Al final de cuentas, el brujo queda derrotado y los cantos y rezos marcan el inicio de la misa y de la celebración navideña.17
No deja de ser interesante esta versión de Los Abrahames, y más cuando Dzitnup esta ubicado en la zona maya más rebelde, la del oriente de la península. Tenemos que pensar que la ac-tual escenificación, es el resultado de varios siglos que han servido de tamiz, con una larga guerra de castas entre el XIX y el XX. Que del auténtico auto, sólo quedó el sentido reli-gioso y algo que Arróniz dice: en efecto muy corto, y salvo la parte excesiva concedida a las impertinencias del bobo, va directamente a la anécdota con una sencillez que no debe de ser ajena a su antigüedad.
Para entender mejor este fenómeno que es el resultado actual
de El sacrificio de Isaac, representado en Dzitnup Yucatán, transcribir‚ un fragmento del ensayo: El sacrificio de Isaac :¨ colonización o integración escénica de dos culturas?, es-crito por Armando Partida:
Al apropiarse éstos de la lengua del conquistador, hicieron
uso de ella para seguir reproduciendo su propia visión del mundo: la manifestación oral y escrita de su cotidiano y, en particular, el de su imaginario. Esta situación llegó a tal grado que el arzobispo Montúfar prohibió las traducciones de los textos religiosos en el Concilio Primero Mexicano, cele-brado en 1555: "...para evitar confusiones de los indios y
por errores de traducciones, que se recogieran todos los ser-narios en lenguas indígenas que en sus manos anduvieran" (Ri-card, 1986, p. 133). El asunto no paró allí, y en el concilio de 1565 se prohibió "...que anduvieran en manos de indios textos de la Sagrada Escritura y cualquier otra lectura que no fuera el catecismo traducido por los religiosos y aproba-dos por los obispos" (Ricard, 1986, p. 133).
El mismo Ricard abunda al respecto al señalar que, al tradu-cir las Sagradas Escrituras y los evangelios apócrifos a que se recurriera para dramatizarlos, no se logró la resemantiza-ción de los conceptos religiosos europeos, por ser éstos ideológicamente distintos a los de las culturas antiguas del altiplano mexicano. La cuestión consistió en que ni mediante la transcripción al náhuatl del léxico en latín o en caste-llano, ni tampoco mediante la traducción perifrástica de los conceptos religiosos - como podemos constatar en los textos del teatro náhuatl -, se pudo desplazar, o tan siquiera neu-tralizar, la ideología del imaginario local.
LA ESCENIFICACION
En la representación de Dzitnup, la "cosa mala" tiene un pa-pel muy importante en el juego del 5 de enero, ya que la re-presentación es una farsita para deleite de los niños y los jóvenes del pueblo. Los mayas con ese sentido del humor que les es propio, recrearon al demonio como lo alucinaron a la llegada de los españoles: un caballo - las máscaras, exorci-zan temores -. hay que acordarse que en la religión maya no existe
el diablo sino "la cosa mala", y que es representado por el balsam, así la máscara del gesto adusto es Abraham, y la del gesto dulce es el ángel o Isaac. Este día, los personajes los representan jóvenes, jóvenes que sin que nadie los "llame", acuden a los ancianos y al prioster para representar un año más a los Abrahames.
En este acto (el del 5 de enero), el sacerdote deja libre el espacio de la iglesia, son entonces los viejos del pueblo, hombres y mujeres quienes la hacen suya, cuando la represen-tación comienza en el atrio a ritmo del tunkul, en el inter-ior de la iglesia comienzan los rezos del rosario. Cada vez que estos terminan, salen al atrio y cantan al son de las campa nas, entran de nuevo a rezar y la representación conti-núa. Lo que escenifican estos personajes es muy sencillo, hay que vencer a "la cosa mala" para que prevalezca el equilibrio entre la luz y la oscuridad un año más. Se juega a hacer reír y entre "bomba" y "bomba" se prenden voladores, se escenifica una especie de corrida. Al final, el joven y el viejo giran a "la cosa mala" para hacerle olvidar y poderla matar para que nazca la luz. Ya que matan al "animal", venden sus partes simbó licamente. Son los niños los clientes y quienes ponen precio y regatean. Con esto, ha llegado a su fin la represen-tación, donde se han jugado entre otras cosas a las varas (xkolomché), de una manera ligera, sin la fuerte connotación que tenía todavía, tal vez, hace un siglo... Salen los reza-dores y cantores, cantan al son de las sonajas que tocan los jóvenes que representan a los doce apóstoles, formando un círculo alrededor de Abraham e Isaac. Después entran a la Iglesia rezadores, sonajeros, el pueblo y los actores. sólo que al que representa a "la cosa mala", no se le permite pa-sar hasta el altar, para la "levantada" del niño, al cual se baja junto con los tres Reyes Magos y se les pasea por toda la iglesia, cantando: Viva, viva Jesús de amor, viva, viva mi salvador... hasta depositarlos de nuevo en el altar. Después se sirve café y arroz con leche a todos los asistentes a la celebración.
Al día siguiente, los encargados de la tradición, acompaña-dos por los actores, se pasean por el pueblo de casa en casa, donde se representa un juego. Los dueños de la casa, invitan a pasar a los encargados de la tradición quienes portan a los Santos Reyes y al niño Jesús. Entran a la casa y la bendicen. Aquí tampoco toma parte el sacerdote, pero permite que las imágenes salgan en procesión a visitar el poblado. Los acto-res guardan lo que los dueños de las casas y negocios les dan. El producto que se obtenga de estas donaciones servi-rá para la fiesta de ese 24 de diciembre.
En lo personal, sólo he podido asistir a la representación del 6 de enero. Y por esto fui regañado por los ancianos de la población, ya que las cosas no se ven a medias, y menos se juzgan.....