Migration and Cultural Identities

Lorena Best


"Taller Maré de Histórias
Memoria de la experiencia de un grupo de narradores de cuentos de la favela de la Maré en Rio de Janeiro"


La hebra de la madeja


Contar historias siempre fue el
arte de contarlas de nuevo,
y este se pierde cuando las historias
no son conservadas más. Se pierde
porque nadie hila o teje mientras
escucha una historia.
Walter Benjamin


El despertar hacia la importancia de contar historias hizo que nos involucremos en la misión de trabajar los saberes que se manifiestan a través de la voz. Siguiendo este rumbo creamos un proyecto de taller que pudiera explotar las posibilidades de trabajar las narrativas y las vivencias personales a partir de la práctica artística de narrar historias. Sabemos sobre la importacia que tiene la narración de historias en las sociedades más antiguas, donde el hombre va constituyendo su identidad y su ser social a través de la incorporación de conocimientos que son pasados de generación en generación. El acto de narrar historias es ritual porque es en este momento en que el hombre se abre al contacto con su ser interior y también con el otro, en este momento se fortalece, renovando su creatividad, su imaginación y rescatando sus memorias. Esta práctica libertaria restablece la autonomía y la dignidad humana, posibilitando que cada uno realize sus elecciones y ejerza concientemente su papel ciudadano.
Seguras de nuestra misión en esta línea de trabajo, tuvimos el deseo de ofrecer el taller en un espacio comunitario, que se convertiría en un foco que irradiase el proceso de valorización y rescate de las memorias.
En este momento conocimos la favela de la Maré, en la zona de Leopoldina, en la ciudad de Rio de Janeiro y el trabajo que la ONG Centro de Estudios y Acciones Solidarias de la Maré, CEASM, viene realizando.

La Maré
Lo que actualmente es el Complejo de la Maré era un paraje de la Bahía de Guanabara compuesto por manglares e islas, que comenzó a ser desfigurado a partir de 1928, cuando enterraron casi dos kilómetros cuadrados de manglar. En los siguientes años se fueron realizando otros avanzes de terreno sobre el mar, así, a através del tiempo, esta zona se fue convirtiendo en un lugar de vivienda en el auge de las migraciones internas brasileñas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, principalmente de las familias venidas de diferentes estados del Noreste del país. Los nuevos ocupantes eran principalmente labradores sin condiciones de permanecer en sus tierras de origen, expulsados por las prolongadas sequías y por las políticas excluyentes de las oligarquías locales que les impedían el acceso a la tierra.
Este flujo migratorio se multiplicó a partir de la segunda mitad de los años de 1940, cuando las favelas cariocas se volvieron uno de los más significativos fenómenos urbanos brasileños del siglo XX.
En los años de 1970 y 1980, los habitantes de los palafitos -vivendas rústicas de madera sobre el manglar- que eran la mayoría de las viviendas de la región, fueron transferidos a conjuntos habitacionales construidos por el gobierno militar en la zona de la Maré, así se alteró de modo definitivo el paisaje original de la Bahía de Guanabara.
Hoy, el Complejo de la Maré ocupa un área de más de 6 kilómetros cuadrados y está distribuido en 16 comunidades vecinas al Aeropuerto Internacional del Galeão, y en él viven cerca de 132,000 personas. Parcialmente urbanizada con luz eléctrica, agua y desagüe, la Maré tiene por delante un largo proceso de organización y conquistas, no únicamente en la infraestructura básica, sino sobretodo en los campos de la educación y la cultura .
Entre las últimas conquistas comunitarias del Complejo, está la ONG Centro de Estudios y Acciones Solidarias de la Maré (CEASM), creada en 1997 por iniciativa de sus propios habitantes, a partir de una pregunta específica: ¿por qué el acceso de la Maré a la enseñanza superior registra niveles tan irrisorios a inicios de los años 1990? Por este motivo, la primera acción de la ONG fue ofrecer clases de preparación pre-universitaria. Paralelamente a esta acción educativa, la entidad comenzó a buscar alianzas estratégicas en todas las instancias de organización social como: escuelas, puestos de socorro, iglesias, asociaciones comunitarias y grupos culturales.
El principal objetivo del CEASM es insertar el mayor número posible de habitantes locales en las redes sociales ciudadanas, contribuyendo así al desarrollo integrado del Complejo de la Maré y rompiendo con la lógica de intervenciones fragmentadas que no atienden sus problemas globales. Actualmente, cerca de 3,000 personas participan en los programas creados por el CEASM: en la producción, articulación y estudio de las estrategias dirigidas al estímulo de prácticas democráticas y solidarias.
La estructura del CEASM esta basada en el concepto de redes que actúan integradas entre sí. Una de ellas es la Red Memoria, que tiene por objetivo registrar, preservar y divulgar la historia de la Maré, buscando integrar esta área al contexto general de la historia de la ciudad de Rio de Janeiro. Una de las estrategias de la Red Memoria es la de valorizar los testimonios y narrativas de los habitantes de la Maré como fuentes de investigación y medio de preservación de la historia local.

El Taller "Maré de Historias"
Al ver que nuestro trabajo se encajaba en el espíritu de las acciones de la ONG en el campo de la educación y cultura, presentamos el proyecto a la Red Memoria del CEASM. Nuestra propuesta inicial fue la de un taller de narradores de cuentos para trabajar con los habitantes de la tercera edad, por considerar que ellos son los que portan los conocimientos más antiguos. Sin embargo, Cláudia Rose, coordinadora de la Red, sugirió que adaptasemos el proyecto para trabajar con jovenes, que son el público prioritario de los poyectos del CEASM. La propuesta del taller sería la de formar un grupo de narradores de cuentos de las comunidades, que realizarían acciones concretas de intervención cultural al diseminar y revivir las historias locales.
Finalmente acordamos los objetivos del trabajo e iniciamos en octubre de 2001 el taller "Maré de Historias", con un grupo de 25 participantes y teniendo como coordinadores a: Cláudia Rose, Lorena Best, Miza Carvalho y Marcelo Abreu. El taller "Maré de Historias" quedó estructurado en tres etapas durante el periodo de seis meses. Los encuentros son una vez por semana, los lunes, y tienen tres horas de duración.

Hilvanando la red de historias


"...aventurarse en otros lenguajes,
recreando su espacio lúdico,
afirmándose como ser humano."
Ana Angélica Albano Moreira


En la primera etapa se inicia el proceso por el cual se van despertando, a través del cuerpo, de la lectura, del dibujo, de las manualidades, de la escucha y del habla las historias que están "guardadas en el corazón" .
Programamos ocho encuentros temáticos, en los que utilizaríamos diversas dinámicas de grupo y ejercícios lúdicos. Los temas fueron: la narración de cuentos, la palabra, el cuerpo, las manualidades, los sueños, el juego, la memoria y el valor de las historias. A pesar de que en cada encuentro se privilegió un tema, ello no impidió que interactuasen entre si. Nos gustaría compartir algunos de los momentos más marcantes que se dieron durante los encuentros.
Acostumbrabamos narrar cuentos para abrir el espacio al encanto. El primer día, al momento de presentarnos, Selma dijo que estaba allí porque "necesitaba" contar una historia. Inspirados en una danza indígena de los Guaranís, formamos una ronda para calentar nuestras voces entonando las vocales y sintiendo el contacto con nuestros sonidos, la experiencia fue una novedad intensa y harmónica. Trabajando el cuerpo experimentamos las posibilidades de nuestros movimientos, del espacio y de las relaciones con los otros, buscamos explorar la confianza, la entrega, la comunión, la cercanía y la conciencia. La dinámica fue la siguiente: un grupo hacía una cama con los brazos entrelazados para recibir al compañero que disfrutaría de la posición privilegiada de ser cargado, paseado, mecido y balanceado. Otro día trabajamos con manualidades: percibimos la receptividad y el ansia que tenían de crear con las manos. Con dos palitos y lanas de colores confeccionamos el "ojo mágico", abriendo el espacio para "ver" y compartir historias. Tuvimos la vivencia de fabricar un objeto único por medio de nuestras manos al igual que el trabajo dedicado y delicado de narrar cuentos, donde cuidadosamente nos conectamos a través de una escucha intíma y del intercambio de experiencias personales. También fue interesante revivir juegos y canciones de ronda infantiles porque traían recuerdos de otros tiempos de la Maré. Cuando hicimos el ejercício colectivo de creación de historias tuvimos la sorpresa de presenciar el surgimiento de un nuevo mito: inventaron un cuento sobre una cigüeña mítica. En varios encuentros fue emocionante acompañar la creación de textos narrativos que traían la vida, los sueños y los deseos de cada uno.
Finalizamos esta etapa haciendo que algunos participantes se arriesguen a narrar de una forma simple e inicial los cuentos que más les agradaron.

El punto que sostiene la historia


"También estaba el 'bicão', que era una tuberia enorme para el agua que no tenía fuerza para subir el Timbaú. Todos se despertaban de madrugada para cargar lata 'd'agua' en la cabeza y la cola del 'bicão' se volvía una fiesta: las personas contaban historias, cosas del tiempo de 'saci '."
Ana, moradora da Maré


Trabajando las historias locales
En esta etapa los objetivos eran: investigar las historias de la Maré a través de consultas en el archivo de la Red Memoria, producir registros fotográficos, hacer trabajos plásticos en relación al tema, leer las historias del libro "Mitos y Leyendas de la Maré" , y al mismo tiempo iniciabamos el trabajo de campo con la metodología de investigación de la historia oral. Al iniciar esta etapa el grupo se redujo a la mitad, en la medida en que el trabajo se estaba especializando.
Comenzamos discutiendo la diferencia entre memoria e historia: la primera como una relación afectiva con el pasado y demarcadora de las identidades sociales, la segunda entendida como el esfuerzo de comprensión del pasado por la sociedad. El objetivo fue observar las relaciones que se van construyendo entre ellas. El trabajo de investigación se inició con el proceso de consulta de las fotografías y artículos periodísticos del archivo de la Red Memoria. La idea era aproximarnos a la historia de la Maré a través de las imágenes y observar que en un primer momento las palabras sobre las fotografías venían cargadas de los recuerdos de la memoria afectiva sobre el lugar. En este momento fuimos introduciendo datos historicos como una forma de entender el contexto historico de la Maré: la relación entre la migración y la formación del lugar, los cambios en el espacio y en las relaciones entre los habitantes, la intervención del poder público en la zona, etc.
Un ejemplo de esa práctica se dió cuando Jean tomó una foto que mostraba a dos hombres construyendo un palafito y recordó que cuando era niño vivió en uno de esos barracos . Él reflexionó sobre el recorrido de su familia hasta que ellos mismos construyeron la casa de ladrillo donde actualmente viven. Pensamos que esta práctica ejercita la mirada conciente del recorrido de la historia, convirtiéndola en respaldo de transformaciones futuras, es decir despierta al ciudadano que lleva la historia en sus propias manos.
También hicieron un registro fotográfico de la comunidad. La salida fue organizada con la finalidad de observar las diferencias entre las construcciones de las viviendas. Se planeó el recorrido pensando en rehacer el mismo camino del avanze del territorio sobre el mar en la Maré. Este ejercício mostró que la observación del cotidiano con la intención de registrarlo fotograficamente invita a una mudanza de nuestra mirada: los detalles se tornan importantes y cada instante o rincón escogido se muestra como una totalidad que ofrece múltiples dimensiones, antes desconocidas, sobre la historia del lugar.
Posteriormente escogimos algunas de las fotos que traían tres épocas distintas de la Maré: la época de los palafitos, la época del avanze del territorio sobre el mar y el momento actual. A partir de ellas realizamos un trabajo plástico. Confeccionamos tres mapas que correspondían a esas tres épocas, y al crearlos nuevamente observamos el significado que tiene el trabajo manual en la inscripción y marca de las histórias en la conciencia. Experimentaron así una vivencia distanciada del lugar, lo que es antes que nada un alejamiento estratégico en busca de una mayor comprensión y lectura de la realidad. Por ejemplo, en el mapa que representa la época del avanze del territorio sobre el mar, los colores vivos y fuertes sugieren el deseo comunitario de transformar la zona en el lugar donde los sueños sean posibles.
Inspirados en los mapas hicimos, para cada uno de ellos, una lista de palabras que caracterizasen los momentos representados. Los participantes expresaron ideas que hablaban de las diversas faltas (de libertad, de educación, de oportunidades, de organización política, etc), también hablaron sobre los problemas de seguridad y de los cambios entre los vínculos de solidaridad a través de la historia de la Maré. Para hablar sobre la cuestión de la permanencia o perdida de los valores individuales y colectivos, Eduardo utilizó la comparación/relación entre lo visible y lo invisible: aquel representando las cosas materiales que preponderan en la actualidad y este refiriéndose a los valores ciudadanos que son olvidados. Él llamó la atención hacia esta inversión en la percepción del mundo, que resalta el aumento de dos fenomenos: el olvido de la historia y la falta de conciencia sobre la realidad en que vivimos.
Esta etapa se completó con la actividad "Todo por un hilo", basada en el libro "El Equilibrista" , donde se explotó la conexión entre las historias personales y el tiempo historico de la comunidad. La dinamica consistió en: darle a cada uno un hilo que representaba el tiempo cronológico de sus vidas, este iba siendo convertido en historia a medida en que iban coloreando y marcando los hechos más significativos, después juntamos todos estos hilos en una maraña de historias personales inscritas en el tiempo historico de la Maré. Esta actividad los sensibilizó para el encuentro con la riqueza de sus vidas. Compartieron momentos de lucha, de perseverancia, de decisiones, de conquistas y también de dolor. Tatiane contó sobre un momento doloroso de su vida: la muerte brutal de un gran amigo suyo, esto fue una muestra del espacio que se abrió para el encuentro con el luto, pues sabemos que "a idéia da morte vem perdendo, na consciência coletiva, sua onipresença e sua força de evocação" .
Otra actividad incluída en el proyecto es la preparación para el trabajo de campo que sigue la metodología de la historia oral. Ya que la segunda etapa se inició en el mes de enero, la cercanía con la fiesta del carnaval fue el "pretexto" para hacer un trabajo de entrevistas en la Escuela de Samba de la Maré: "G.R.E.S. El Gato de Bonsucesso", originalmente una comparsa llamada "Mataron mi Gato" formada en los años de 1970. La propuesta es hacer un registro con la forma de un video documental que traería la historia de la Escuela, remitiéndonos a la historia de la comunidad de Nueva Holanda (sede de la Escuela) y abriendo el abanico de historias de la Maré.
La Escuela no tiene prácticamente ningún material registrado con la intención de formar un archivo. Esto nos hace afianzar el trabajo como uma práctica de reconocimiento de la memoria local y de producción de un archivo de testimonios orales.
En el transcurso de esta investigación percibimos la mobilización de las personas de la comunidad relacionadas a la Escuela hacia el despertar de sus memorias, abriéndose así el espacio de la palabra y de la voz. En este momento se hizo visible el objetivo base de esta actividad: trabajar el surgimiento de la memoria como instrumento de "lectura de la realidad", posibilitando la apropiación de esta como conciencia transformadora.
Esta investigación/registro se extenderá a lo largo de toda la tercera etapa.
Encerramos la segunda etapa haciendo una ronda donde cada uno escribió y después contó deliciosas historias de la infancia. Historias rellenas de recuerdos de tías, árboles, abuelos, dulces, juegos, semillas y nacimientos.

Rematando los puntos, concibiendo las historias


"...-¿pero qué significa eso? -
preguntó el muchacho insatisfecho -
no entendí nada.
-ni yo - respondió la muchacha-
pero los cuentos deben ser contados,
no entendidos, exactamente
como la vida."
Carlos Drummond de Andrade
Cuentos Plausibles


La tercera etapa reúne todo el trabajo realizado hasta aquí para entrar en las técnicas que los modernos narradores de cuentos utilizan para contar. Estas técnicas construyen un proceso de acercamiento, empatía e identificación que gestarán la narración.
La primera historia que será gestada es "El Casamiento en el Palafito" del libro "Cuentos y Leyendas de la Maré", fue escogida colectivamente y respresenta el comienzo de la formación de un repertorio. Al inicio hacemos el encuentro entre la historia que va a ser narrada y la historia personal. Este cruce da significado a la historia, lo que resulta en una forma íntima y única de transmisión. Intrínseco al acto de narrar está el entendimiento minucioso, que permitirá el surgimiento del narrador integro que nos conduce en el viaje que es el participar de una historia. En este momento se instaura la función de la narración como el acto que perpetúa esas historias: fuentes de donde emana el reconocimiento de los origenes.
Es un proceso gradual. Implica innumerables y variadas formas de lectura del texto que van creando las imagenes: fundamentales para la percepción de lo que está siendo evocado. Trabajamos también la palabra y el sentimiento inmediato que la historia trae. Comenzamos despacito, lapidando los personajes, los objetos y los lugares, caracterizándolos cuidadosamente. A esta hora vamos "dando grávidez" de sentidos a las palabras. Optamos por organizar la historia en partes que traduzcan sus diferentes flujos energéticos. También al realizar dibujos estamos preparando los caminos para la apropiación de la historia y así recordamos la presencia de las manualidades. Observamos que este es un trabajo que amplia tanto la lectura del texto como la "lectura de la realidad".
El cuento tiene una corporeidad que se manifiesta en los gestos, en la voz y en la "mirada que invita" a los que dan vida al instante de esta relación. Todas estas manifestaciones van construyendo el espacio donde todo sucede: "...estamos encantados, enfeitiçados: estamos no sono, sem dormir; estamos na volúpia infantil do adormecer: é o momento das histórias contadas..." .
A partir de aqui partimos rumbo a nuestra misión: narrar y volver a narrar, tejiendo así, las hebras de la historia.

El tejido se desdobla

Una vez formado el grupo "Maré de Historias" con propuestas de trabajo en las áreas cultural y educativa dentro de la comunidad, comenzaremos la planificación de las lineas de acción que serán desarrolladas junto a la Red Memoria del CEASM. El grupo "Maré de Historias" participará principalmente en atividades junto a las Escuelas, en las investigaciones en Historia Oral y acompañando la Exposición Fotográfica Itinerante "Memorias de la Maré".
Una de las propuestas en el trabajo con las Escuelas es la de llevar el taller "Maré de Historias" a los profesores de la red pública de la Maré. El taller tiene por objetivo crear un ambiente propicio para la reflexión sobre la realidad del salón de clase y la elaboración de propuestas alternativas para ser incorporadas a la práctica de estos profesionales, a través de la experiencia, del juego, de la expresión corporal y del debate. Los encuentros buscarán sensibilizar a los profesores en relación a las prácticas de lectura que busquen la valorización de las narrativas en el cotidiano de la enseñanza escolar. La práctica de narrar cuentos hace que los profesores rescaten un saber tradicional: la oralidad, fuente original de producción y de transmisión de conocimientos. Este es um ejercício que incentiva la imaginación, la sensibilidad estética y la creatividad.
Paralelamente el grupo estará en constante trabajo de formación y perfeccionamiento, el cual engloba actividades de lectura y estudio de textos, desarrollo y exploración de técnicas creativas para narrar cuentos y la participación de los narradores en las investigaciones del proyecto de Historia Oral de la Red Memoria. Ya que, a partir de estas investigaciones se puede recrear el repertorio. Es así como el grupo "Maré de Historias" viene fortaleciéndose en la tarea de rescatar y preservar la historia de la Maré.