Music and Globalization
Miriam García (Buenos Aires, Argentina)

ENTRE MONTAÑAS Y RASCACIELOS


Buenos Aires: un escenario urbano que opera como reservorio de cantos comunitarios ancestrales del noroeste argentino.


El Centro Cultural Ricardo Rojas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), nodo de las más variadas expresiones vanguardistas porteñas de los últimos años, viene desarrollando desde 1990 el Taller de CANTO ANDINO CON CAJA, técnicas ancestrales de la voz y la percusión, un espacio de encuentro, aprendizaje, práctica y difusión de cantos comunitarios ancestrales del noroeste argentino, utilizando los elementos más primitivos empleados por el hombre en el desarrollo de su lenguaje musico-ritual: la voz y la caja (tambor de mano de origen preincaico).
Creado por Leda Valladares, la legendaria investigadora y cantante argentina y continuado desde 1998 por su discípula y estrecha colaboradora Miriam García, por este taller ya han pasado más de mil jóvenes de origen urbano que han tenido la oportunidad de descubrir y experimentar los secretos musicales ancestrales que nos propone esta manifestación remota que nos llega hoy a través de la tradición oral.
Investigar y ejecutar los recursos vocales, el manejo del tambor, su relación dialógica con el campo sonoro que su geografía nos proporciona, y su marco ritual son las premisas desde donde parte el trabajo, que intenta reencontrar al ser humano con sus raíces más profundas, sea cual fuere su origen, y liberar sus reservas expresivas captando con esencia genuina la mística de una creación única y mágica.
Se ponen en juego 3 principios básicos de la pragmática: el de oposición (voz/percusión), equilibrio y la absorción de la acción, formando un continuo en el que una parte opera sobre la otra y ese todo contribuye a ampliar lo cotidiano.
Donde la memoria se interrumpe la palabra se fragmenta y la voz se vuelve alarido abismal, producto del reservorio memorial que evoca imágenes puras y al contaminarlas con la otredad ahí aparece lo performativo, cuando el estertor y el verbo tocan los extremos del desborde y entran en comunión con lo puramente humano. Un grito de la tierra que irrumpe e invade la realidad urbana, poderoso y universal, siempre al límite, sin especulaciones ni concesiones, y se convierte en pura identidad que demanda, lamenta o festeja.

Miriam García
Argentina