Jardín de pulpos (1992, 1996) Photo/Foto: HIDVL

Jardín de pulpos (1992, 1996)

1992: José, un hombre que ha perdido su memoria, camina por un país que ya no considera suyo, un lugar donde ya no encuentra lazos afectivos o memorias personales que lo unan a su comunidad. Un día conoce a Toña, una mujer con un gran sentido de amabilidad, aislada por una profunda falta de afecto. Ella le cuenta que en una playa, hace muchos años, la gente se acostaba a dormir y soñaba un sueño colectivo en el cual sus pasados y la gente que habitaba los mismos, volvían a aparecer. José, en conflicto con su pérdida de memoria, decide ir a esta playa a soñar para así, desde los sueños, re construir su identidad. "Jardín de Pulpos" es una jornada a través de la memoria y la identidad, una dolorosa metáfora de pérdidas y ausencias, un espacio del subconsciente donde el imaginario colectivo de Latinoamérica prevalece a pesar de las luchas, el exilio y el olvido. Este video documenta algunos fragmentos claves de la reconocida producción de Malayerba. 1996: Adaptación de "Jardín de Pulpos", la reconocida obra del escritor argentino Arístides Vargas (del grupo ecuatoriano Malayerba), dirigida por Rosa Luisa Márquez y creada colectivamente con sus estudiantes del Teatro Rodante de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras. Esta pieza teatral lidia con la memoria, la atrocidad, el afecto y la resistencia, e hilvana tiempo (desde los míticos tiempos hasta la época de los "Baby Boomers" y la de la "Generación X") y lugar (con un texto andino adaptado al Caribe y a la realidad puertorriqueña) para denunciar la represión política, la brutalidad policial, la persecución ideológica y los asesinatos políticos; y para evocar y rendir homenaje a los muertos y desaparecidos. La imagen del velorio (aludiendo a la canónica pintura puertorriqueña de un "baquiné" -- el velorio de un niño -- por el artista Francisco Oller y a la versión contemporánea de Rafael Trelles), en una exploración de las memorias de las pérdidas y el sentido de comunidad, de una más amplia interpretación de la familia Puertorriqueña. Se recurre al motivo de la orilla del mar como una capa productiva de significación, ritmo y organización del espacio: la imagen ofrece una clave sobre las aguas donde los argentinos eran "desaparecidos" durante la dictadura, las fronteras (políticas y geográficas) de la isla de Puerto Rico, y a la canción de los Beatles "Octopus' Garden" (Jardín de Pulpos), que inspira el título de la pieza. El performance resultante es un llamado abierto al recate y el salvaguarde de las memorias colectivas y de los eventos históricos y políticos que han formado nuestras presentes sociedades latinoamericanas. Es también un intento artístico de capturar y evocar las complejidades sensoriales de los eventos pasados, reclamándolos como puntos de referencias genealógicos en nuestra actual vida colectiva.

Video


back to top