DONATE
El Che de los Gays: Victor Hugo Robles

El Che y el AZT: Una introducción a la obra de Víctor Hugo Robles

Carmen Oquendo-Villar | New York University

Víctor Hugo Robles recuerda haberse sentido pequeño al lado de las imágenes monumentales del Che Guevara, las que había por todas partes en el campus de la Universidad Arcis, donde estudió periodismo a principios de los años 90s. Habiendo generado un afiche icónico y cobrado vida propia, la imagen del Che ha devenido tanto un logo despolitizado de moda, como un potente símbolo anti-establishment, usado por un amplio espectro de movimientos de derechos humanos e individuos que afirman su propia liberación. Robles experimentó un incontenible deseo de contaminar la figura que aparecía sobre la escena contra-cultural de la Universidad. Su primera intervención sobre la imagen del Comandante fue la aplicación de lápiz labial en un graffiti de los muros de Arcis. Poco tiempo después, un peculiar personaje con una boina negra y una estrella caminaba en la escena pública chilena.

Víctor Hugo emergió como una persona pública politizada y perfomativa en "el Che de los gays", torciendo y provocando al establishment desde las agencias gubernamentales y la izquierda tradicional hasta los movimientos de liberación homosexual. Específicamente, Robles eligió encarnar la intersección entre homosexualidad y política para llamar la atención sobre los devastadores efectos del VIH/SIDA en Chile, y el inquietante miedo al contagio de la sociedad chilena.

Escogí la figura del Che porque es la máxima metáfora del revolucionario contemporáneo y al asumir parte de su figura representacional (estrella, boina y actitud guerrillera), busco politizar la homosexualidad y/o homosexualizar la política, demostrando que es posible ser homosexual y ser revolucionario; ser homosexual y ser de izquierda; ser homosexual y luchar por los cambios y la transformación de la sociedad. (Oquendo-Villar 2009)

La decisión de Víctor Hugo de usar la imagen del Che Guevara para desafiar la relación entre revolución y homosexualidad sitúa su performance en una posición única, dado que muchos activistas y movimientos de liberación homosexual consideran al Che Guevara una figura homofóbica dentro de la Revolución Cubana (ver Bejel, 2001). En Nación Cubana Gay (Gay Cuban Nation), Emilio Bejel se refiere al Che Guevara como uno de los más acérrimos líderes homofóbicos del período revolucionario" (Bejel 2001: 100). A pesar de que la UMAPs (Campos de trabajo forzado en Cuba para rehabilitar a los "anti-sociales", incluyendo a los homosexuales), Víctor Hugo se mantiene leal a la defensa de la Revolución Cubana. Durante la reciente visita a la isla, Mariela Castro, la sexóloga líder de Cuba y Directora del Centro para la Educación Sexual (quien además es la hija del líder cubano Raúl Castro), se refirió oficialmente sobre la personificación de Víctor Hugo como el Che, declarando que "si el Che estuviera vivo, apoyaría nuestra causa." (Robles 2008).

Hábil activista y artista de perfomance, Robles tiene un agudo entendimiento del poder de la polémica para atraer la cobertura mediática sobre sus intervenciones y disrupciones en protestas y actos públicos. Tal como está ilustrado en la galería de imágenes y en la entrevista, durante los 90s, "El Che de los gays" emergió improvisando en numerosos actos, aunque se trataba de interrupciones—contaminaciones—calculadas de eventos políticos. En ellas desplegaba su agenda en una relación perfomativamente parasitaria con otras causas en la esfera pública. Adoptando una posición política, sus acciones y movimientos siempre requirieron otras acciones y movimientos, subrayando tanto la naturaleza relacional como intersectorial de sus demandas. Entre sus muchos actos encontramos: Su striptease para la celebración del 1 de Mayo realizado por la Confedereación Unitaria de Trabajadores en 1998; arrojando agua etiquetada como AZT (el primer medicamento para el VIH) a una renombrada celebridad y artista de televisión en 1997 durante un evento de anti-censura (del cual en consecuencia fue expulsado); quebrando una estatua de la Virgen de Carmen, santa patrona del ejército chileno, como parte de una performance política contra la inmunidad del ex dictador Augusto Pinochet; ocupando el centro de operaciones del MOVILH para boicotear la expulsión de la comunidad transgénero en las elecciones realizadas por el movimiento gay durante la campaña municipal de 1996; y vistiendo una bufanda blanca en alusión a las Madres de Plaza de Mayo, durante la marcha de orgullo gay del año 2000. Como periodista, Victor Hugo ha utilizado los medios de comunicación para llamar la atención sobre las demandas de las minorías sexuales, así como para diseminar y multiplicar el impacto de su mensaje político. La mediatización que Robles ha hecho de sus intervenciones, adquirieren una potencia política y permanencia que fue componente clave en las mismas performances.

Sin embargo, las apariciones mediáticas de Robles a menudo no han sido bienvenidas por los grupos políticos organizadores de los eventos, indistintamente de su inclinación ideológica o del apoyo de Robles a sus causas. Ese fue el caso de Viviana Díaz, Vice-Presidenta de la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, quien reaccionó negativamente a la intervención que Victor Hugo hizo a la estatua de la Virgen del Carmen, la cual Díaz criticó públicamente. En forma similar, cuando Víctor Hugo públicamente representó a la líder comunista y candidata presidencia Gladys Marín con una banda presidencial, su director de campaña, Tomás Moulian, notó la resistencia de los antiguos militantes que sintieron estaban presenciando "la instalación de Sodoma y Gomorra en el partido" (Oquendo-Villar 2009). Otras organizaciones han también temido la disrupción y contaminación de los mensajes políticos de Robles, por sus irreverentes intervenciones en las conferencias de prensa, ferias de libros, concentraciones, y apariciones oficiales de personalidades internaciones de visita en Chile. Cuando Danielle Miterrand estaba hablando en el Congreso del Partido Socialista, por ejemplo, Víctor Hugo irrumpió llevando una bandera chilena con un orificio. El hoyo representaba la falta de participación de lesbianas, transgéneros y homosexuales en la política chilena.

Vestido como el Che, Víctor Hugo se suma a una vasta lista de quienes lo han caracterizado, incluyendo entre los más notables a Omar Sharif, Antonio Banderas, Madonna, Cher y, más recientemente, a Gael García Bernal y Benicio del Toro. Sin embargo, a diferencia de las estrellas de Hollywood que han personificado a Guevara con glamour, la adopción del guerrillero en Victor Hugo tiene una específica agenda política queer e izquierdista que, aunque seducido por la combatiente imagen del comandante, recurre a la imagen del caído y derrotado Che Guevara que capturó bien el fotógrafo boliviano Freddy Alborta en su icónico retrato del Che muerto. De acuerdo al sociólogo Tomás Moulian, la performance de Víctor Hugo se refiere directamente al Che caído:

Tiene un aspecto desvalido, no puede representar a Che de la carabina, entonces, él representa un cierto Che, el Che de la derrota y él usa las imágenes de la derrota. Yo creo que se inspira en el Che muerto, entonces, es un gesto interesante, es un gesto descolocante, que se vincula más al Che patético, el patetismo del profeta desarmado, al profeta semiarmado. El no representa el realismo, sino que el idealismo, el gesto. Es alguien que busca el poder abandonándolo, hay algo en la figura misma de Víctor Hugo Robles que le permite jugar bien ese papel, y donde se une la simbología cristiana con la simbología política, entonces yo creo que es una performance interesante, muy interesante. (En El Che de los gays, 2005)

Victor Hugo distorsiona la imagen del Che al, irreverentemente, mezclarla con otras figuras culturalmente sagradas y derrotadas como las Abuelas de la Plaza de Mayo, Salvador Allende y Gladys Marín. Reflexionando sobre el uso de estas figuras mártires: Robles dice:

Utilizo imágenes utópicas, desvalidas, castigadas, agonizantes y dolientes de profetas cruzados por la política y la cristiandad que no conquistaron poder institucional, sino más bien dejaron un mensaje de esperanza, de búsqueda de cambios y transformación. Las utilizo porque busco asimilarlas con las figuras desvalidas y sufrientes de homosexuales contemporáneos con derechos no garantizados, travestis contemporáneos golpeados, asesinados y de lesbianas de hoy estigmatizadas por el sistema. Más que levantar una imagen de orgullo y de gay feliz, intento mostrar la imagen discriminada y estigmatizada de la figura del homosexual en tanto sujeto distorsionado y peligroso para el orden social heterosexual. (Oquendo-Villar 2009)

Traducido por Sebastian Reyes


Notas:

Charlton, Hannah. 2006. "Introduction." In Ziff, Trisha, ed. 2006. Che Guevara: Revolutionary and Icon. New York: Abrams Image.

Bejel, Emilio. 2001. Gay Cuban Nation. Chicago: Chicago University Press.

El Che de los gays. 2005. Dir. Arturo Alvarez. Escuela de la Universidad Arcis, Santiago de Chile.

Hernández-Reguant, Ariana. 2004. "Copyrighting Che: Art and Authorship under Cuban Late Socialism." Public Culture 16, 1: 1–29.

Oquendo-Villar, Carmen. 2009. Interview with Víctor Hugo Robles. 15 April. Santiago de Chile.

Robles, Víctor Hugo. 2008. Bandera hueca. Historia del movimiento homosexual de Chile. Santiago: ARCIS /Cuarto Propio.

______. 2009. Toda la Justicia (Revolución en la revolución). Una entrevista a Mariela Castro Espin. February. Havana, Cuba. El Che de los Gays. Accessed 29 June 2009.

Sutherland, Juan Pablo. 2002. A corazón abierto: geografía literaria de la homosexualidad en Chile. Santiago: Editorial Sudamericana.

Ziff, Trisha, ed. 2006. Che Guevara: Revolutionary and Icon. New York: Abrams Image.